miércoles, 14 de agosto de 2002

HIJOS DE LAS NUBES

Isabel Galeote Marhuenda
Para publicación del Ayuntamiento de Huércal de Almería (Almería)
14 de agosto de 2002
El Sahara Occidental es un país que se encuentra situado al noroeste del continente africano, justo enfrente de las Islas Canarias. Su territorio correspondió a España en el reparto que las potencias coloniales europeas realizaron básicamente desde el siglo XIX.

Antigua colonia y provincia española número 53, hacia 1966 las Naciones Unidas proclamaron el derecho a la autodeterminación del pueblo saharaui. En 1975, tras la nefasta descolonización española, Marruecos y Mauritania invadieron militarmente el territorio, obligando a cientos de miles de saharauis a refugiarse en la zona más inhóspita del desierto, en el desierto de todos los desiertos, las proximidades de la ciudad argelina de Tindouf.

Tras la invasión militar de estos países, los saharauis inician la guerra de liberación de sus territorios. En 1976 proclaman la RASD (República Árabe Saharaui Democrática).

En 1988, se aceptó un Plan de Paz que dio un alto a la guerra sostenida entre el ejército del Frente Polisario y Marruecos y que culminaría en la celebración de un Referéndum en 1992 para la autodeterminación del territorio. Esto quedó roto por las “manipulaciones” del Reino Alauí, pero también por las inferencias del Secretario General de Naciones Unidas, que prefirió alienarse............

Diez años después, en septiembre de 1997, se firman unos acuerdos bajo la supervisión de Kofi Annan, actual Secretario General de la ONU. Las esperanzas para los saharauis renacen, y se brinda una nueva oportunidad a la Comunidad Internacional, y sobre todo al Gobierno de España, para que dejen de someterse a los deseos de Marruecos –y Francia detrás de él-. Pero nuevamente las presiones de estos países postergan el proceso, vulnerando una vez más la legalidad internacional, y además, obviando los acuerdos alcanzados, el mismo Kofi Annan, influenciado por su enviado especial James Baker, padrino político de George Bush hijo y socio de la empresa petrolífera que recientemente ha firmado unos acuerdos de explotación con Marruecos, se atreven a plantear el abandono del Plan de Paz a cambio de la integración del Sahara Occidental en el Reino Alauí a modo de “autonomía” en un país que desconoce las artes de un gobierno democrático.

El Pueblo Saharaui y todo el movimiento de solidaridad con la causa, ante la gravedad de la situación, manifestamos nuestro rechazo más enérgico a las propuestas de Kofi Annan, a la que bautizan con nombres y apellidos en junio de 2001, asesorados previa y debidamente por Francia, que desde siempre se ha erigido como baluarte y paladín de las pretensiones marroquíes en este conflicto.

Afortunadamente, eta propuesta ha sido categóricamente rechazada por el Consejo de Seguridad de la ONU a últimos de julio de 2002, ampliándose el plazo de la MINURSO (Misión de Naciones Unidas para el Referéndum en el Sahara Occidental) hasta el mes de enero de 2003, gracias a la negativa de algunos países (España, Rusia, Argelia.......) a ceder ante las pretensiones anexionistas de Marruecos, y a los intereses puramente económicos de Francia y EE.UU.

Como reflexión final, hacemos un llamamiento desde nuestra localidad al esfuerzo y a la implicación política de la sociedad civil española. Dada la importancia histórica de este momento para el pueblo saharaui, debemos estar alerta y mantener los cinco sentidos y uno más centrados en esta causa y en los desmanes a la ética y a la legalidad de Mohamed VI y el gobierno socialista de Yusufi, de Francia, de EE.UU y de cualquier otro gobierno, país o partidos políticos que por acción u omisión esté permitiendo que el conflicto explote, poniendo en peligro la estabilidad en la zona y alargando el terrible sufrimiento sin fin de este pueblo.