viernes, 29 de agosto de 2014

CAMPOS DE PUREZA



Me explicaban una vez que tener escrúpulos significa ser una persona correcta y éticamente perfecta. Una persona precisa y cuidadosa al hacer, decir o examinar una cosa y en el cumplimiento de los deberes. No he podido resistir la tentación de reflexionar sobre todo ello estos últimos días a raíz de un rifirrafe internáutico que ha trascendido a los medios de comunicación haciendo flaco favor, creo, a una y a otra parte del “conflicto”. Después de pensar, digo, no he podido abstraerme de decir públicamente que cuando se tienen tantos escrúpulos, lícitos completa y absolutamente, se han de revisar bien todos los espacios donde se participa; todos los compañeros de viaje en cada uno de esos espacios y lugares, vaya a ser que incurramos, sin querer, en contradicción e incoherencia, debido a que lo que nos provoque repulsión en unos,  no nos lo provoque en los otros, cuando debiera. La tabla rasera del escrúpulo contra la socialdemocracia y el capitalismo con rostro humano, la crítica y la autocrítica, los procedimientos y procesos personalistas (individuales o familiares) y discursos vacíos de ideología o ideología cambiante según sea el interlocutor, puede que estemos señalándolo en ciertos cosmos mientras que en otros universos los estemos permitiendo e incluso jaleando. En fin, hasta aquí mi escueto discernimiento al respecto, por supuesto desde el respeto, sin acritud, con cariño y entendiendo que las contradicciones nos acucian permanentemente por el mero hecho de ser seres humanos.

Isabel Galeote Marhuenda

RESPUESTA DE PACO BELLO A GUILLERMO "WILLY" TOLEDO: SIN ACRITUD, WILLY. FIN

Paco Bello
29/08/2014


Esto empezó aquí (enlace), y por mi parte, acaba ahora.

Antes de entrar en materia quiero aclarar dos o tres cuestiones que alguna gente no ha entendido o querido entender de mi anterior crítica y que sí me importan. La primera es que en ningún momento, Allende me libre, hablo mal del padre de Guillemo. Y sugiero al que así lo crea que revise el texto con mayor atención: de hecho os animo a leer siempre con mayor atención; también se lo recomiendo a algún periodista de medio pelo. Y segundo: si hago referencia a él, al padre de Willy, es porque es el propio aludido el que lo pone de ejemplo haciendo mención además a su condición de comunista. Y para muestra el botón del vídeo que incluí. Y más: sigo pensando que para los buenos entendedores era interesante el matiz sin necesidad de desarrollar un tratado de psicología. Y es que, por una cuestión de higiene mental, no siempre estamos dispuestos a dibujar los discursos con vivos colores.

Es evidente que podría haber sido mucho más tibio, o mucho más sutil. Pero no me lo pedía el cuerpo, qué le vamos a hacer. Y no me arrepiento de haberlo enfocado así.

El caso es que entre unas cosas y otras algo ha provocado que Guillermo nos muestre por fin (en esteenlace) aquello que debiera haber precedido a un twitt: argumentación. Porque con ella no hubiera habido caso, y porque sin ella es difícil conocer si hay motivos fundados que nos ayuden a mejorar (como siempre hace toda crítica constructiva), o es otro el motivo de semejante comunicado.

En lo que respecta a su opinión personal o a su análisis del sistema quiero pasar de puntillas, no me incumbe: dice algunas cosas que, más o menos, compartiría casi cualquiera sobre la situación actual y el desarrollo de la mal llamada democracia, aunque algunas estén basadas en lo que le ha llegado del romanticismo narrativo y activista. Me ha parecido claro que su discurso bebe de algunos clichés muy poco objetivos cualitativa y cuantitativamente de lo que fue la lucha tardofranquista y posfranquista. Y también, ya en el plano ideológico, dice otras muchas cosas en las que su propio criterio hace piruetas, pero eso es cosa suya. Mucho menos tengo pensado profundizar en las, según él, coincidencias de podemos con el PSOE del 78. Porque partiendo de lo que tiene que ver con su percepción, y dada la analogía que hace entre “el líder que salió de la nada” y Pablo Iglesias, y “El PSOE del interior y los arribistas” con los promotores de Podemos y el propio Podemos, ya está casi todo dicho. No me interesa. Quizá esa sea la base de este asunto: que Guillermo, como tanta otra gente, no los conocía a pesar de que algunos llevan treinta años en la política de verdad, la de las ideas. Y es verdad que otros no llevan tanto. Pero ni Alegre, ni Iglesias, ni Errejón, etc. que son los que pudieran por su edad ser cuestionados, acaban de empezar ni son ningún producto de nadie.

Y diré más. Tanto es así, que a algunos ni nos preocupa el programa de Podemos. Y esa confianza, tan importante cuando está fundada, parte precisamente del conocimiento; parte de saber quiénes son esos que están detrás y delante del nacimiento de este movimiento. Y no por lo que ellos digan que son, sino por haber disfrutado de sus trabajos y reflexiones públicas durante años. Y con todo, esas mismas personas que confiamos somos conscientes de que se podrán equivocar, claro que sí. Pero igualmente lo somos de que la voluntad que les mueve es mucho mejor y más sana y limpia de lo que pueda percibir cualquiera que acabe de conocerlos, que no les haya leído, y que no haya seguido sus trayectorias.

Pero ya que hablamos de programas, y dirigiéndome directamente a ti, vamos al meollo de tu ‘argumentación’ al respecto, Guillermo, que eso es lo que importa:

Dices (y destaco en negrita lo más llamativo):

En el capítulo tercero, “Órganos de representación, gobierno y administración” nos encontramos que:

LA ASAMBLEA CIUDADANA: está integrada por todos los y las afiliadas de Podemos. Es el

ÓRGANO SOBERANO del partido y se reúne con periodicidad bianual tras ser convocada por

el Consejo Ciudadano. . Un pero, y no menor: se reúne cada dos años, mediante convocatoria del Consejo Ciudadano.

Estimado Guillermo, ‘bianual’ significa dos veces al año, lo otro es ‘bienal’.

Y este aspecto, el primero de los tres que abordas, lo centras todo en esa premisa falsa:

En resumen: si la Asamblea Ciudadana, cuyas decisiones son SOBERANAS, se reúne cada dos años, y en ese período, muy largo en política, corresponde a la Portavocía, (P.Iglesias), y a la Coordinadora, (P.Iglesias y acólitos), ADAPTAR A LAS CIRCUNSTANCIAS, osea, saltarse a la torera, si así lo considerasen oportuno, las decisiones de la Asamblea. Esto, en mi opinión, confirma, no sólo la inutilidad y el poder de la Asamblea Ciudadana, sino, y en mucha mayor medida, el de los Círculos .En Podemos son, y con toda probabilidad seguirán siendo, Pablo Iglesias y sus amigos, los verdaderos “capos” de la organización.

No haría falta comentar nada más, porque evidentemente el poder sí es de la Asamblea Ciudadana que se reúne dos veces al año. Pero cuando a ti se te llena la boca con cosas como estas: “No soporto esa condescendencia y supuesta “superioridad intelectual” de aquellos que toman a “los ciudadanos” por estúpidos, que creen que ellos saben algo que las demás ignoran, que no entenderían y, por tanto, que deben utilizar mensajes lo más simples, que no sencillos, posibles.”, no entiendo que después cuestiones lo que ha elegido en listas abiertas esa misma gente que dices que no es estúpida. ¿En qué quedamos?

Y en otro punto que no es opinión (y ya no hay mucho más porque solo tratas tres), dices:

Falta el famoso “derecho a la revocación de la Portavocía”, copiado, pero no tanto, de la Constitución Bolivariana de Venezuela. En ese país, y por primera vez en la historia constitucional, la Carta Magna ofrecía la posibilidad de revocar al Presidente de la República. ¿Los requisitos para convocar el Referéndum Revocatorio?: conseguir las firmas de un 20% de electores

Vayamos por partes. Tú hablas de la revocación de un Presidente, y lo comparas con la revocación de un cargo interno de una formación. En este caso el de portavoz. Y no tiene nada que ver, es evidente. Así que en realidad no sabes qué plantearía Podemos en un caso así (aunque depende de lo que voten los mismos ‘estúpidos’ o ‘no estúpidos’ que aprobaron ese sistema: la gente). En todo caso dudo mucho que Podemos propusiera ese mismo método en una nueva Constitución. Pero bien, para el caso, y teniendo claro que son dos cosas muy diferentes, nos sirve para comparar.

En el caso de Podemos ha de transcurrir un año para plantearlo, y en la Constitución que pones de ejemplo ha de transcurrir la mitad del periodo para el que fue elegido el funcionario, que en en cuanto a la presidencia de Venezuela sería el equivalente a 3 años (la Presidencia es de 6).

Artículo 72: Todos los cargos y magistraturas de elección popular son revocables. Transcurrida la mitad del período para el cual fue elegido el funcionario o funcionaria, un número no menor del veinte por ciento de los electores o electoras inscritos en la correspondiente circunscripción podrá solicitar la convocatoria de un referéndum para revocar su mandato.

Por otro lado dices:

“El/la Portavoz de Podemos podrá ser revocado de su cargo a través de una Asamblea Extraordinaria convocada a tal efecto. La convocatoria de una Asamblea Extraordinaria con tal objeto deberá formularse a solicitud de UN NÚMERO DE AFILIADOS SUPERIOR EN AL MENOS 1 AL NÚMERO DE VOTOS CON EL QUE RESULTÓ ELEGIDO EL/LA PORTAVOZ EN LA ASAMBLEA ORDINARIA QUE LE DESIGNÓ PORTAVOZ. Un proceso de tales características no podrá iniciarse hasta que haya transcurrido, al menos, un año natural desde la elección del/a Portavoz”.

Usease que si ,por ejemplo, Pablo Iglesias fuese elegido por, pongamos, el 70% de los afiliados en la Asamblea Ciudadana, (porcentaje nada descabellado viendo la adoración que suscita el líder), se necesitaría ¡¡¡el 70% más un voto!!! de afiliados para removerle de su cargo de Portavoz, un ¡¡¡50%!!! más que en Venezuela.

Creo que lo planteas mal, bueno, no, de hecho lo planteas mal. No sería para revocar su cargo, sino para convocar a la revocación. En Venezuela ocurre justo lo contrario, porque para convocar hace falta solo un 20% del electorado (aunque es mucho más laborioso y complejo captar un 20% de firmas en toda una nación que un 70% entre los miembros de un partido), pero para revocar hacen falta el mismo número de votos o más que los que hubiera obtenido el ‘revocable’ en la elección.

Cuando igual o mayor número de electores y electoras que eligieron al funcionario o funcionaria hubieren votado a favor de la revocatoria, siempre que haya concurrido al referéndum un número de electores y electoras igual o superior al veinticinco por ciento de los electores y electoras inscritos, se considerará revocado su mandato y se procederá de inmediato a cubrir la falta absoluta conforme a lo dispuesto en esta Constitución y la ley.

O sea, supongamos que han votado 10 millones de venezolanos a favor de un Presidente… pues para revocarlo hace falta que voten a favor de esa revocación (no el total de votos) un mínimo de 10 millones de venezolanos. Lo de los porcentajes de participación para la validez de la consulta solo tendría importancia cuando el número total de votantes previos hubiera estado por debajo de ese mismo porcentaje (lo digo para que no demos pie a la confusión). Imagina ahora que ese Presidente hubiera obtenido el 80% de los votos con una alta participación: ¡harían falta, primero, una alta participación, y si se diera una similar, otra vez un 80% de los votos!

Y ambos sistemas están bien. La revocación debe existir, por supuesto. Pero no debe ser sencilla, porque de lo contrario para algunos que tienen mucho poder sería muy fácil desestabilizar gobiernos. O dicho de otra forma: para revocar hace falta que el pueblo lo tenga claro. Hoy estoy seguro de que a Rajoy, por ejemplo, y contando con que cualquiera de estos métodos se refiriera al electorado, se le revocaría.

Para concluir tu demostración dices una cosa más:

En cuanto a la presunta financiación “popular”, al margen de los bancos, que tienen a partidos y sindicatos secuestrados y a merced de sus intereses, repasemos el siguiente Artículo:

Artículo 18-d: “Serán recursos del partido: Los fondos procedentes de los préstamos o créditos que concierten”. Hostis tú, pero no habíamos dicho que NADA de préstamos o créditos a los Bancos, ¿o es que le pedirán los créditos al vecino de abajo? .Creo que esto merece una explicación por su parte.

En fin, amigas y amigos, si esto es Democracia interna, que venga Kropotkin y lo vea.

Ya te doy yo la explicación. Aunque si hubieras tomado unos minutos para buscarla no haría falta.

Este articulado que encontrarás en el enlace al Ministerio de Interior se conoce como “Esquema mínimo deEstatutos“. Supongo que no hará falta decirte lo que significa.

Y aquí acaba todo lo que has planteado que no fuera opinión.

Be bianual, my friend

Hay quien me ha preguntado que por qué te dedico tiempo, y también quien ha dejado señales sobre lo innecesario que es hacerlo. Pero es muy fácil responder: primero porque, paradójicamente, eres alguien conocido y valorado por algunos estratos sociales mediatizados/politizados. Y segundo, porque replicando tus argumentos expongo la realidad de una parte de la ideología de escaparate. Y hay un tercero y un cuarto. Es también porque te tengo respeto, como a cualquier persona que intuyo decente, y además lo hago porque los debates (y rifirrafes) entre la intelectualidad comprometida de este país los leemos cuatro gatos, y porque lo que de verdad llega a la gente que decide gobiernos es este tipo de cuestiones presuntamente superficiales.

Ser y estar, amigo Willy, no son el mismo verbo en castellano. Como tú destacas con vehemencia, no solo has hablado de ello o hecho campaña a su favor, que es algo meritorio y muy loable, sino que has estado en Gaza, en el Sahara, en las fincas con los jornaleros, en… muchos lugares del mundo. Algunos, aunque quisiéramos hacer ese tipo de activismo (que no es mi caso, pero eso ya para otro día y en otro contexto) no podríamos permitírnoslo. Has estado, sí, es verdad: pero no eres un gazatí, ni un saharaui, ni un mantero. Tampoco eres otras muchas cosas. Yo he trabajado algunas campañas completas de vendimia y no me atrevería a ponerme en el lugar de un jornalero. Eres el fruto más vistoso del sistema que detestas. Ha sido la estructura capitalista la que ha facilitado que tenga repercusión lo que, en el ámbito de la política y el activismo, y no en la del cine o el teatro, diga o haga alguien como tú, y que acabes en todos los medios de comunicación. Y no es nada personal, no te lo tomes así, porque esto no va de ti, ni de mí. Yo no pongo en duda que seas una buena persona, pues de hecho creo sinceramente que sí lo eres. Tampoco sé si eres buen o mal actor. No veo la televisión, y no soy demasiado cinéfilo y en cualquier caso no soy nada patriota tampoco en lo del espectáculo. Lo que cuestiono, Guillermo, es al sistema que también tú detestas, y ya puestos, que, dadas tus convicciones (que es algo que tampoco pongo en duda), no hayas dedicado más tiempo a compaginar el sofá (o mejor el escritorio) con la calle para entender lo que haces y dices.

Preguntas ¿por qué yo no?, y claro que tú también tienes derecho a opinar, eso no te lo puede negar nadie. Pero si quieres que alguien serio te tome en serio, tienes que saber de qué hablas. Y siendo un tío comprometido como eres y si no quieres perjudicar a los que defiendes, pensar en tu responsabilidad como actor conocido que ha buscado jugar otro rol.

Y por favor, dejémonos de listos y tontos, y de condescendencias. Mal argumento es ese. Porque algo difícil es entender la física cuántica; pero saber hasta dónde podemos llegar, y saber lo suficiente de política como para posicionarnos según nuestros valores y carácter, está al alcance de cualquiera que se lo proponga. O si no te lo propones, en lugar de intentar hacer de la ignorancia virtud, lo mejor es escuchar y ser más humilde con aquell@s que sí se lo propusieron. Se trata solo de sentido común, “camarada”.

ORIGEN DEL RIFIRRAFE WILLY TOLEDO-"PODEMOS": LAS TRIBULACIONES DE WILLY

Paco Bello
25/08/2014

El mundo que hay más allá del mundo, y me refiero a ese que solo nos pertenece a nosotros, es mucho más complejo que el mundo colectivo; aquel sobre el que navegamos pero del que no siempre somos conscientes. Infinitamente más perturbador, que ya es decir. Y bien o mal levantado, una vez fragua, es un mundo con unos cimientos tan sólidos, que difícilmente nos permitirá cambiar algo más que su estética si no dedicamos la vida entera a deconstruirlo.

Es por eso que no es cómodo, ni justo ni sencillo juzgar a nadie cuando todos tenemos tanto trabajo de puertas adentro. Pese a ello, cuando nuestro muy respetable derecho a opinar alcanza al resto, encontramos una legitimación para hacerlo.

A mí, Willy, por lo que he podido ver que va haciendo, me cae bien. Además, como me ocurre con otras muchas personas, comparto sus inquietudes y reivindicaciones; algunas como ideal, y otras como justicia efectiva. A pesar de eso desde luego no lo considero un referente intelectual, ni mucho menos, sino alguien peleón con buen fondo, como el equivalente a un nuevo rico en versión activista. Y hago la comparación porque el nuevo rico es el más exagerado con los placeres del dinero, y el nuevo activista, especialmente el que nunca las ha pasado putas aunque él mismo crea ser un símbolo de lucha y desdichas, es el más radical de todos con muy pocas excepciones (que sí las hay).

Para el que no lo sepa, esto viene a cuento de las declaraciones sobre Podemos que el actor ha publicado en su Twitter:



Creo conocer, mejor o peor, la trayectoria y las opiniones de la mayor parte de las personas comprometidas (de los que crean o generan opinión) en este país (algunas muy conocidas y otras no tanto o nada) desde hace muchos años, y de Willy sé algo en este sentido dentro de lo que yo considero compromiso y al margen de su republicanismo y su posición en lo que conocemos como artistas progresistas, desde el caso de Aminatu Haidar, hace menos de un lustro.

Por eso no me resultan sorprendentes sus declaraciones. Porque aunque se pueda ser hijo de un médico (comunista, sí, pero médico), haber estudiado interpretación en EE.UU. y haber pasado cuatro años en Cristina Rota, y aún así saber lo que es el mundo real y ‘sentirlo’: no es lo habitual.

Y es que, aunque evidentemente no es un asunto de calzado o licor, hay dos prototipos comunes entre los extremistas de izquierdas (por válidos que idealmente sean sus extremos): los jóvenes que han nacido en un barrio periférico, se llame Vallecas u Hospitalet, pero que a pesar de ello nunca han dejado de tener unas buenas zapatillas de marca (o unas botas Dr. Martens si su ‘estilo’ es otro), o los maduritos que después de haber bebido mucho Dimple o Cardhu, se han visto conmocionados por las grandes injusticias de este mundo.

Y está muy bien ser extremo en las reivindicaciones justas: ¡acabemos con las clases sociales y la desigualdad!, ¡acabemos con la explotación!, ¡acabemos con la propiedad privada!, ¡acabemos con el capitalismo!, ¡hagamos la revolución! ¿Quién me acompaña? Y ver que entonces es cuando el ‘reponedor’ del supermercado, la secretaria del bufete, el teleoperador, el pensionista, el barrendero, el parado con prestación, y el profesor de secundaria miran hacia atrás, y ven a su familia, sonríen y siguen con su tarea, o piensan en los neumáticos del coche que están para cambiar y no sobra la pasta, o en ese diente picado que hay que arreglar, o en cómo superar la depresión a la que le han llevado las nuevas condiciones que tiene que soportar dentro del trabajo. Y es cuando los valientes que hacen el llamamiento, a algunos de los cuales mañana su mamá les preguntará qué quieren comer, o aquellos a los que les saldrá un buen proyecto en la Nueva Tierra, ven pasar una sorrasca dando vueltas por delante de sus narices mientras el mismo viento parece silbar algo de Ennio Morricone.

Está muy bien, ya digo, quejarnos también de que desde dentro del sistema no se puede hacer la revolución, o de que la nueva herramienta de subversión la lideran unos pocos, pero ¿cómo lo haces desde fuera, con quién y a qué precio?, y a quién ponemos a provocarla y conducirla ¿a ti, o a los sueñan un mundo ideal y pueden permitirse pasar el día en asambleas o comités?

Las cosas no funcionan así. Desde afuera es desde donde no se va a poder hacer nada, desde donde no hemos podido hacer nada excepto provocar el intentar hacer algo desde dentro. Y en cuanto a los líderes, y esto lo veremos con los ‘ganemos’ que se están presentando: el que no tenga un nombre reconocido y reconocible al frente no logrará respaldo. Tiempo al tiempo.

Y me alegro de que sean los que son los que están conduciendo este carro. A mí me gusta mucho la gente, el ser humano, pero eso no me hace creer que todo el mundo sea capaz. Y dadas las circunstancias ya me parece muy valiente plantear la recuperación de los sectores estratégicos, la mejora de los derechos sociales, proponer una auditoría de la deuda, la jubilación a los 60, una fiscalidad realmente progresiva, un nuevo modelo educativo, un nuevo modelo de comunicación, la revocación de los cargos electos y establecer la participación como la base de la democracia. Repito: ya me parece muy valiente para empezar aunque el objetivo a largo plazo sea otro todavía mejor, más completo.

A esto se le llama responsabilidad, conciencia, oportunidad y empatía. Cualquiera de los que pensaron Podemos es tan de izquierdas como el que más, y hace un gran esfuerzo para comprender y llevar a la práctica lo que es posible por encima de lo que le piden esos cimientos de los que hablaba al principio. Lo fácil, lo que hace un niño mimado, es querer hacer su santa voluntad sin medir las consecuencias. Lo que hace un hijo de papá es poner falsamente a todo el mundo al mismo nivel de comprensión, de cultura, de inteligencia y de experiencia: es muy cómodo, y queda muy progre y muy vanguardista, y es una sublime idiotez. Lo que hace un presuntuoso malcriado (aunque sea un tipo entrañable) es, sabiendo quién es a nivel mediático, lanzar un mensaje vacío de argumentos en twitter para ‘resolver’ un asunto tan serio.


Como es igual de contradictorio quejarse del poco poder de los Círculos para a continuación decir esto:



O arremeter contra los líderes y estar enamorado de Cuba.

A estas alturas ya ni estoy harto de los incoherentes.

PODEMOS EN CÁDIZ. Willy Toledo (Parte 1)

Seguramente, Willy, a Podemos se le puede hacer mucho daño ya hoy, y hacérnoslo así a nosotros mismos. Pero dudo que sepas cómo (afortunadamente). Y es muy posible que, si esto felizmente llega a buen puerto, algún día sí sea necesario entrar al trapo, o puede que no. Pero es terrible e infantil cargar contra algo que todavía está en pañales y que puede mejorar la vida de la mayoría de la población. Y todo porque una propuesta no se adapta plenamente a nuestros ideales: esos que solo seguirán cuatro nostálgicos teóricos de lo que no han podido experimentar.

Desgraciadamente, Willy, la gente común aún necesita referentes o alguien que tire del carro, a pesar de que muchas veces solo los medios logran hacer referente al que no lo merece. Haz un esfuerzo, no te dejes influenciar por el fanatismo de cuatro iluminados, y pasa de maduro a adulto, que aún estás a tiempo. Hay gente más joven que ya lo ha hecho:

Cubainformación 12 de junio de 2013



jueves, 28 de agosto de 2014

GUILLERMO "WILLY" TOLEDO: POR QUÉ YO NO PUEDO

Hace pocos días publiqué un twit -malditos 140 caracteres, que, como dice nuestro amigo Pascual Serrano en su libro “La comunicación jibarizada. Cómo la tecnología ha cambiado nuestras mentes”. Ed Península-Atalaya, donde explica cómo este tipo de redes sociales sirve a los intereses de los que mandan, que pretenden un mundo en el que cada día simplifiquemos más los mensajes y, por tanto, entendamos menos los contenidos, la realidad – establecí una analogía entre el “fenómeno” Podemos de nuestros días, y el PSOE de finales de los 70 y comienzos de los 80.No califico a este último de “fenómeno”, pues considero que, en términos generales, y pasado el tiempo, es mucho más fácil de entender y, por tanto, de descifrar que el primero.

Considerando lo dicho en el párrafo anterior, pienso que, para un mayor entendimiento – empezando por mí- del contenido de fondo de dicho twit, creo necesario escribir este texto con la intención de aclarar las cosas. Mucha gente me lo ha pedido, por tanto es para mí una obligación, pero es también un deseo. No he sido nunca de tirar la piedra y esconder la mano, por lo tanto…aquí están mis argumentos.

Soy muy consciente de que una revolución comunista libertaria, en la coyuntura actual, es una utopía- que, por otra parte, como dice Eduardo Galeano, es como perseguir el horizonte, “cada dos pasos que das, él se aleja dos más, entonces… ¿Para qué sirve la utopía?. Sirve para eso: para caminar”.- , pero si tengo claro que, las únicas opciones que tenemos de alcanzar unos mínimos de Libertad, solidaridad, justicia social, derechos políticos y civiles para tod@s, minorías varias y mayorías –las mujeres, la clase obrera, l@s pobres – son abordar discursos y políticas valientes y decididas, también instructivas, enriquecedoras, que generen conciencia y por tanto militancia, en torno al anticapitalismo en todas sus vertientes, –“ libre” mercado, militarismo, educación, explotación obrera, cultura, patriarcado, monopolio en los medios, sobreexplotación de recursos caros y finitos, destrucción ecológica, imperialismo, violencia, competitividad, transgénicos, Wall Street y otras bolsas, especulación inmobiliaria y alimentaria, trata de mujeres, malos tratos y torturas policiales, explotación infantil, privatizaciones de lo público, de los recursos estratégicos, banca privada depredadora y usurera, puertas giratorias, corrupción…etc.

Mi analogía entre Podemos y la PSOE –como dice mi amigo Diego Cañamero: está la Telefónica, está la Repsol, está la PESOE- sin ser literal, y no debiéndose tomar como tal – malditos 140 caracteres- si opino que tienen muchos elementos que los hacen similares.

El pueblo trabajador explotado – no todo -, harto de soportar años de explotación y falta de justicia -37 años en ambos casos, Dictadura- “Democracia”- , de reducción, cuando no agresión, a sus derechos colectivos e individuales, de represión, de observar como la oligarquía capitalista gana siempre a costa del sudor y el trabajo de la clase obrera, harto de que las clases privilegiadas los tomen por imbéciles en sus propias caras y en sus propias casas a través del televisor, deciden que ya está bien, que toca luchar, que hay que tomar partido, que toca un cambio radical, donde las estructuras de poder den un giro de 180º y caigan en manos de la mayoría social, de los trabajadores.

Y llegó la “Transición”.

La “Transición” no comenzó, como nos cuenta el relato oficial, en 1975, a la muerte del Dictador. Todo comenzó mucho antes, a mediados de los 60, cuando los oligarcas del capital, los EEUU, y la socialdemocracia europea pusieron sus ojos – sus garras más bien – en la Península Ibérica, con el objetivo de pilotar, y adaptar a sus propios intereses, los años venideros tras la muerte de los dictadores Franco y Salazar. Todo debía quedar “atado y bien atado” para dirigir desde fuera, con la connivencia rastrera y traidora de políticos vendidos en el interior, y la complicidad y colaboración interesada de la plutocracia nacional, para que ambos Estados, España y Portugal, se sometieran a las políticas económicas, financieras y militaristas de los intereses transnacionales. Debíamos ser una “Democracia homologable”, como dicen ahora, a las del resto del mundo Occidental, o sea, la Democracia real – sin el YA, por favor -, cuanto más lejos, mejor. Las consecuencias están aquí, las vemos, las sufrimos todos los días. También es a finales de los 60 cuando comienzan las huelgas, las luchas de los obreros y las estudiantes, el espíritu de la Rebelión, los anhelos de una sociedad libre.

La “modélica” y “pacífica” Transición, que se cobró la vida de cientos de hombres y mujeres que optaron por dar la batalla hacia una ruptura total con el régimen fascista del Generalísimo. Quienes no cayeron, sufrieron la represión, la persecución, las torturas y la cárcel. Esa “Transición” que supuso, básicamente, el lavado de cara de todas las instituciones de la dictadura – Banca, ejército, policía (Brigada Político Social-Brigada de Información), prensa (J.L Cebrián RTVE-El País), tribunales (TOP-Audiencia Nacional), Iglesia Católica Apostólica Pederasta y Romana, políticos colaboracionistas (Fraga, Suárez)- y las convirtió, a todas y a todos, en demócratas de toda la vida.

Hubo un momento, y bien que lo sabían las clases privilegiadas, de dentro y fuera del estado, en el que el ambiente político empezó a adquirir un carácter pre-revolucionario. Los sindicatos de clase del momento – CNT Y CC.OO sobre todo, en el ámbito estatal – tenían más fuerza que nunca desde la II República – la C.N.T convocó una mitin multitudinario en Barcelona, el 2 de Julio de 1977, al que asistieron 1.500.000 de militantes, que unos meses más tarde terminó como terminó – huelgas, manifestaciones, miles de militantes concienciados y politizados que se echaban a la calle dispuestos a dejar la vida por crear un auténtico cambio rupturista…y la Revolución de los Claveles en Portugal, de carácter claramente comunista en su principio, que asustó sobremanera a las socialdemocracias europeas y a los mandamases del Imperio, y dio alas, fuerzas e ilusión a todas las revolucionarias ibéricas. Esto había que pararlo.

Y la reacción encontró su solución.

En la Transición-transacción, surgió un partido político de la noche a la mañana, de la nada más absoluta, en el que todos cabían, pues nadie era, que se tuvo que rellenar con miles de hombres y mujeres de todos los rincones, de todos los pensamientos, de todas las ideologías, de cientos de arribistas que, al olor de los miles de millones de pesetas a repartir, provenientes de la socialdemocracia capitalista y otanista alemana – Fundación Ebert – les proporcionaría un futuro más que cómodo en los también miles de cargos a rellenar, a repartir. El PSOE del interior. Inexistente hasta ese momento, pues los líderes históricos del partido se encontraban todos en el exilio. Habría que decir, que repetir, que quienes se trabajaron la lucha en el interior, quienes se comieron la persecución, las detenciones, las torturas y la cárcel, quienes fueronasesinados durante los 37 años de dictadura, fueron los militantes del PCE, y de las distintas Organizaciones anarquistas. ¿Carrillo?. Ni estuvo, ni se le esperó. Hasta que volvió, y así nos fue.

Surgió un líder, – Felipe González, alias “Isidoro”, para darse aureola del valiente militante clandestino que jamás fue – también de la nada, un mesías, un joven guapo y carismático, un abogado burgués, un “intelectual” que todo lo sabía. Que todo lo resolvería, que despreciaba profundamente a la clase obrera y que, con la condescendencia habitual en los tipos de su calaña, – no sin antes firmar todos los contratos que el capitalismo internacional le puso sobre la mesa: la monarquía – la suya, yo no tengo ni dioses, ni reyes, ni amos -, la OTAN, la UE, la desindustrialización, las ETTs, la venta, en fin, la traición a la clase trabajadora de quienes se decían Socialistas y Obreros – mirándonos por encima del hombro, nos decía: “dejadme a mí, que yo sé” .Articuló un discurso vacío y lleno de palabrería, de mentiras; a “la gente” hay que hablarle así, para que me entienda”. En fin, esto, y el resto, ya es historia, historia conocida.

La no menos “modélica democracia” posterior, se cobró, y se sigue cobrando la vida – Lasa y Zabala, por poner sólo un ejemplo – en las comisarías de las Fuerzas de Seguridad del Estado capitalista y plutócrata de cientos de obrer@s empujados de sus balcones por la Mafia bancaria, l@s jueces y las citadas “Fuerzas de Seguridad”, de miles de trabajadores en esos “efectos colaterales” que son los “accidentes” laborales, de decenas de miles de trabajadoras migrantes incapaces de sortear esos muros invisibles de la vergüenza que son sus fronteras – que no mías – y el Estrecho de Gibraltar . Se está cobrando el derecho a la digna existencia de cientos de miles de desahuciados, jóvenes sin futuro, asalariadas con salarios de miseria, explotados, perseguidas y presos políticos – Otegi, Alfon, huelguistas y cientos de ellos más…- trabajadores migrantes…y un larguísimo etcétera que ya todas conocemos.

El pueblo explotado, humillado, harto se ser siempre los perdedores de esta guerra de clases interminable, comienzan de nuevo, después de años abducidos por el discurso del “España va bien “ del señor Aznar, y el “jugamos en la champions league de la economía mundial” del señor Zapatero, tomando conciencia de que los mensajes cínicos e hipócritas, falsos, de los políticos en el poder no se correspondían con su propia realidad, comienzan también a protestar, a organizarse – no como masa explotada, como pueblo humillado, sino a nivel sectorial, manipulados por las cúpulas de los sindicatos vendidos a la patronal (CCOO, UGT), un error garrafal, en mi opinión, tan grave que nos dirigía al camino de la derrota – y a salir a la calle. La toma de conciencia – en demasiados casos de la pérdida individual de sus derechos, como sujetos, y no como masas, lo que impide la unidad, y por tanto disminuye notablemente las posibilidades de victoria – dio paso a la indignación, y esto a la movilización.

…Y surge un partido político, de nombre Podemos (“Yes we can”, Selección española de fútbol).Un partido que llevo meses analizando, y cuyas conclusiones, a riesgo de equivocarme, seguramente equivocado, son las siguientes:

Los postulados “políticos” de mayor calado surgidos del 15-M: “no somos de izquierdas ni de derechas”, “no nos representan”, “todos los políticos son iguales”, “somos los de abajo, y luchamos contra los de arriba”, “socialismo y comunismo son términos obsoletos”, “ni banderas de partidos, ni sus representantes y militantes”, “no hay pan pa tanto chorizo”, “la violencia está muy muy fea, y deslegitima la lucha”, “si viene la poli, sacad las uvas y disimulad” DRY, bailecitos, batucadas, caras pintadas del arco iris, manitas en alto mientras la policía nos corre a hostias, el triste, altivo, prepotente e ignorante desprecio a todas y todos los militantes anteriores al Mayo del 2011, día en el que empezó la “auténtica y única lucha política donde antes nunca hubo nada”, en el que “empezaron a correr los relojes”…ese movimiento en el que todos cabían, donde se celebraban “asambleas” cuyas decisiones, o son adoptadas por mayoría absoluta, por “consenso”, o son despreciadas…en fin, ese imán para manipuladores, derechistas, populistas, ignorantes políticos, infiltrados policiales, etc, etc, ese movimiento que, en mi opinión, ha sido, salvo excepciones, tan perjudicial para la lucha de clases, para la toma de verdadera conciencia política de la clase obrera, para que seamos capaces de identificar a nuestros auténticos enemigos. Ese falso asamblearismo, esa “horizontalidad”, ese claro y destructivo interclasismo, ha servido, y sido utilizado, en gran parte, por el partido Podemos.

Repasemos primero el discurso:

Es evidente que las “coincidencias” son más que visibles con el buenrrollismo “comeflores” , antipolítico, vacío y para todos los públicos del 15M, sólo que, en este caso, elaborado concienzudamente en ese laboratorio de intelectuales, profesores y alumnos universitarios de CCPP – que no CCCP – (¿dónde estaba la clase obrera?) de la UCM, “pensando” ese paso al frente llamado “Operación Coleta” (personalismo ninguno), al cobijo del reciente e inesperado –al menos para mí, cuyo discurso inmediatamente anterior era decididamente de izquierdas, aunque en su programa, La Tuerka, se empeñara en demostrar “pluralidad” invitando a sujetos de la ultraderecha sin nada que aportar – auge mediático del señor Iglesias. Este es, pero no sólo, su discurso : “ni de izquierdas, ni de derechas” (¿socialdemocracia?- tengo claro que no son de derechas-), “la gente” (¿también directores de banco estafadores, empresarios explotadores, antidisturbios ultraviolentos?) , la “ciudadanía”, (¿también Botín, la Duquesa de Alba, Lara, Amancio Ortega, Koplovitch?), los “demócratas”, (Rajoy, Solana, González, Sáenz de Santamaría, Zapatero se dicen demócratas, entonces, ¿a que “demócratas” se dirigen?), “una nueva Transición”, (miedo no, pavor), “Keynesianismo”, (¿capitalismo “humano”?), “país serio”, (Rajoy dixit, dixit y más dixit), “dación en pago”, ( sin deudas, fruto de un asalto a mano armada, que chachi, pero todas a la puta calle, que la banca manda, y no hay viviendas vacías construidas con dinero público. O privado), y, por encima de todos ellos, el inigualable, el único, la máxima incontestable, repetido hasta la saciedad, hasta el cansancio, hasta el vómito, el gran hallazgo de las mentes superiores del gran Concilio de pensadores; señoras y señores, con todas ustedes…”LA CASTA”. Si, esa, la que todo lo explica, la que para todo sirve, aquella contra la que, si luchamos, nos traerá la solución, la felicidad, la Democracia.

El problema, en mi opinión, de las organizaciones nacidas de la “casta” –oiga, que yo también se decirlo – intelectual, burguesa, universitaria, que poco pisaron la calle, que poco vieron de primera mano las consecuencias del capitalismo – miseria, explotación, falta de agua, de electricidad, chabolismo, analfabetismo, etc – creadas totalmente al margen de la clase obrera, – si señores, si, LA CLASE OBRERA, la mayoría de la población, aunque muchos aún no lo sepan, o dejaron de saberlo gracias al “milagro español” – es que termina luchando por sus propios intereses de clase, y, finalmente, de los de las clases dominantes que los auparon a la celebridad mediática, sin cuya proyección, volverían al silencio, al anonimato. Eso, en un partido en donde “todos caben”, interclasista, es el destino final inexorable. Ejemplos sobran.

Ni una sola palabra, en su discurso, sobre la propiedad de los medios de producción, la entrega de los mismos a quienes se parten la espalda para sacarlos adelante, la reforma agraria, -¿se expropiarán las tierras baldías de la Duquesa de Alba, y otros terratenientes, para entregárselas a las jornaleras y campesinos? – la socialización, la prohibición de la banca privada que todo lo manda, la salida de la OTAN, la UE, el Euro, la expulsión inmediata de agentes chantajistas y criminales del FMI, del BM, la OMC, – en mi opinión, la trampa mortal y sin salida que la oligarquía capitalista internacional nos tendió, donde, dentro de sus estructuras, es imposible una salida a la Democracia, a la justicia social – los 70.000 presos en sus cárceles para pobres, – “no a las cárceles del estado asesino, no más esconder los errores del sistema” (La Polla Records) – los presos políticos, – ¿no son casi todos los presos, presos políticos? -,ni palabra de las torturas, de la limpieza de sádicos fascistas en las filas de la policía, – que, por cierto, también están invitados a Podemos. La policía digo, sádicos o no -, silencio absoluto, y cobarde del señor Iglesias cuando, delante de sus narices, en sus muchos “debates” televisivos, se ataca y se miente de manera descarada y despreciable sobre Venezuela, sobre Cuba, Bolivia. ¿No sería muy sencillo, e instructivo, mucho más justo para con nuestros hermanos latinoamericanos, en vez de ayudar a perpetuar las mentiras sobre estos procesos que, es más que evidente, han transformado sus sociedades y mejorado de manera inimaginable hace 15 años las condiciones de vida de las clases explotadas, sin extremismo ninguno, sencillo, con los datos en la mano, defender tales procesos?. No. Resta votos. “La gente” no entiende. Ni palabra sobre la inmediata paralización de todos lo EREs injustificados, condenas, y sólo condenas, muy sentidas, eso sí, al genocidio palestino, - ¿expulsarán, si llegan al poder, a toda la representación sionista en el Estado, o se limitarán, como hasta hoy, a un genuflexo tironcito de orejas? -.Puede que me equivoque, pero nunca les escuché hablar de esto: en caso de no entregar los medios de producción, que firmo ya que nunca harán, a los obreros y obreras, ¿establecerán un tope salarial en TODAS las empresas, públicas o privadas, prohibiendo de inmediato que ningún ejecutivo pueda cobrar más de…pongamos, como mucho, el doble que el resto de trabajadoras?. Son tantas y tantas cuestiones sobre las que no se pronuncian, tantas, que a mí me confunde, me inquieta, y me hace sospechar. Dudar. No confiar.

El argumento de Pablo Iglesias para no adoptar este tipo de políticas, o no mentarlas si quiera, en el supuesto caso de que estuviera de acuerdo con ellas, es que, primero: demasiada radicalidad en el discurso restaría votos, – con lo que le gusta alardear a él de que “vienen señoras que siempre votaron al PP, y me dicen que, ahora, me votarán A MI”.

Otro argumento es que “necesitamos transmitir un discurso que “la gente” pueda entender”. Aquí ya no se bien que pensar. No soporto esa condescendencia y supuesta “superioridad intelectual” de aquellos que toman a “los ciudadanos” por estúpidos, que creen que ellos saben algo que las demás ignoran, que no entenderían y, por tanto, que deben utilizar mensajes lo más simples, que no sencillos, posibles. El discurso vacío. La ausencia de ideología – de izquierdas, claramente de izquierdas -, de contenidos.

He escuchado hasta la saciedad, en sus propias palabras, el “impresionante currículum académico” de Pablo Iglesias. Me alegro un montón, y le doy la enhorabuena. Yo, ignorante de mí, no terminé el B.U.P. Me falta, y necesitaría conocer, un currículum, al menos tan impresionante, de militancia de calle, de trabajar, junto a otros, mano a mano, por los derechos de los oprimidos, de tomar partido decidido, militante, en esta lucha de clases que, como dijo Warren Buffet, uno de los hombres más asquerosamente ricos del mundo, van ganando ellos. Yo añadiría que por goleada.

Desconfío también de cualquier “líder político” aupado a la fama por los medios de desinformación propiedad, y al servicio de la oligarquía capitalista. Si lo hacen, es que no temen a su discurso. Si no temen su discurso, es que saben que no supone peligro alguno para sus intereses, y a mí, eso, me pone a temblar. Iglesias ha soltado perlas como, “tras la caída del muro de Berlín, la dicotomía izquierda-derecha ha quedado obsoleta”. En psicoanálisis, un “lapsus”, es aquél pensamiento profundo, esa convicción inconfesable que, sin querer, verbalizas en un momento determinado. A Iglesias se le escapó uno que me puso los pelos de punta: “vinieron unos tipos, gentuza de clase mucho más baja que la nuestra que…”.Alguien que pretende tener de asesor a un señor como Jorge Vestringe, que se reúne, incluso para negociar, con los neofascistas del Partido X, que compadrea con la PSOE, incluso con Esperanza Aguirre, que acepta la invitación de los empresarios explotadores de la peor calaña a reunirse con ellos en los nefastos Desayunos del Ritz, no merece mi confianza. ¿Cuántas militantes de Podemos han tenido alguna vez la posibilidad de entrar en el Ritz?…tal vez más de los que pensamos. La última encuesta del C.I.S, nos dice que Podemos disfruta del primer puesto en intención de voto…en las clases alta y media-alta. En profesionales, en funcionarias de nivel superior y en altos ejecutivos.

El ideario político de Podemos, según sus propias palabras, extraídas de sus programas y estatutos – de los que luego hablaré – es el acatamiento de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Lindo, y muy poético. Recordemos que dicha Declaración fue redactada por un puñado de hombres provenientes de las élites burguesas capitalistas, a modo de lavado de conciencia y declaración de buenas intenciones, siempre incumplidas, y firmada por dirigentes de países burgueses capitalistas, – salvo excepciones, como Cuba – adictos al dinero y al crimen.

Analicemos brevemente dicha declaración, en general muy asumible por la izquierda, pero que conlleva obligaciones, muy respetuosas con los derechos humanos, cuyo cumplimiento, Podemos, difícilmente acatará. Por otro lado, obliga a ciertas “leyes” claramente inasumibles para nosotros, dirigidas a apuntalar los privilegios de los capitalistas y que Podemos, sin duda, esta vez sí, acatará.

El artículo 14.1 de dicha Declaración dice: “En caso de persecución, toda persona tiene derecho a buscar asilo, y a disfrutar de él, en cualquier país”. Firmo, y la defiendo. Sin fisuras. ¿Pretende Podemos cumplir con dicho artículo, y ofrecerá asilo político a todo perseguido, y cuya vida corra peligro, que lo solicite?. Yo digo que no. El tiempo dirá.

Artículo 15.1 y 2: “Toda persona tiene derecho a una nacionalidad”. ”A nadie se privará arbitrariamente de su nacionalidad, ni del derecho a cambiar de nacionalidad”. Firmo, y la defiendo. Sin fisuras. Al pueblo saharaui se le privó arbitrariamente de su nacionalidad española, en una maniobra despreciable urdida por el Nobel de la Paz, H.Kissinger, el monarca asesino Hassan II, y el sátrapa Juancar de Bourbon. ¿Devolverá Podemos el legítimo derecho a la nacionalidad española a todo y toda saharaui que lo solicite? Yo digo que no. El tiempo dirá.

Artículo 13.1: “Toda persona tiene derecho a circular libremente y a elegir su residencia en el territorio de un Estado”. Firmo y defiendo. Sin fisuras. ¿Derribará Podemos las criminales vallas de Ceuta y Melilla, la tecnología inhumana instalada en el Estrecho y los controles arbitrarios y racistas en los aereopuertos nacionales, y permitirá la entrada en el Estado de todo ser humano que lo desee, reconociendo su derecho a instalarse en cualquiera de nuestras ciudades? Yo digo que no. El tiempo dirá.

Estos son algunos de los Derechos Humanos reconocidos en la Declaración Universal, y que Podemos asegura que defenderá. Yo niego que hagan tal cosa. Veamos ahora los derechos del capital redactados en la Declaración, y que Podemos también dice que defenderá. Y yo aseguro que, esta vez sí, lo harán:

Artículo 17.1 y 2: “Toda persona tiene derecho a la propiedad, individual y colectivamente”. “Nadie será privado arbitrariamente de su propiedad”. Esos los rechazo, con una excepción: considero que todo ser humano tiene derecho a una vivienda en propiedad, ya sea pública o privada, de la que nadie le pueda echar. A ver: ¿Reconoce Podemos el derecho a la propiedad, individual de, por ejemplo: 200 viviendas, habitadas o no, 50.000 hectáreas de terreno, la propiedad, individual o colectiva del agua…Yo digo que sí. El tiempo dirá. ¿Privará Podemos de manera inmediata a la Iglesia Católica de todas las propiedades robadas al pueblo durante siglos, e impedirá que lo sigan haciendo, como hace pocos meses nos robaron la Mezquita de Córdoba, Patrimonio de LA HUMANIDAD? Yo digo que no. El tiempo dirá.

Y por último, que va siendo hora, y es suficiente brasa, pasemos a analizar la presunta horizontalidad y democracia interna repasando algunos puntos de sus estatutos.

En el capítulo tercero, “Órganos de representación, gobierno y administración” nos encontramos que:

LA ASAMBLEA CIUDADANA: está integrada por todos los y las afiliadas de Podemos. Es el ÓRGANO SOBERANO del partido y se reúne con periodicidad bianual tras ser convocada por el Consejo Ciudadano. . Un pero, y no menor: se reúne cada dos años, mediante convocatoria del Consejo Ciudadano.

El CONSEJO CIUDADANO: está compuesto por 80 miembros y organizado por Áreas de Trabajo. Se reúne con periodicidad trimestral. Sus miembros serán elegidos en la Asamblea Ciudadana a través de listas abiertas, con un sistema electoral mayoritario a una vuelta. Aquí, nada que objetar, excepto, quizás, la convocatoria trimestral que, como veremos más adelante, tiene sus deficiencias.

El CONSEJO DE COORDINACIÓN: (Aquí vemos la “trampa”) está integrado por un número mínimo de diez y máximo de quince personas. Se reúne con periodicidad mensual. Sus integrantes son nombrados por el Consejo Ciudadano A PROPUESTA DE LA PORTAVOCÍA, (P.Iglesias).Este Consejo, (P.Iglesias y amigos), y la Portavocía, (P.Iglesias), son los ÓRGANOS EJECUTIVOS de Podemos.

Durante los períodos en los que no está reunido el Consejo Ciudadano, corresponde al Consejo de Coordinación, (P.Iglesias y adláteres) dar continuidad a la línea política acordada en las Asambleas CiudadanaS y ADAPTARLAS A LAS CIRCUNSTANCIAS DEL MOMENTO.En pocas palabras, si la Coordinadora, (P.Iglesias y adláteres), y la Portavocía, (P.Iglesias), tienen la potestad de ADAPTAR A LAS CIRCUNSTANCIAS DEL MOMENTO la línea política acordada en las Asambleas Ciudadanas, se podría dar el caso de que, por ejemplo, si las Asambleas, “soberanas”, deciden que se ha de crear con urgencia una Banca Pública, la Coordinadora, (P.Iglesias y amigos, y el propio P.Iglesias, Portavoz), pueden decidir que, en este momento, es imposible ADAPTARLO A LAS CIRCUNSTANCIAS.

LA PORTAVOCÍA ( de momento, y todo indica que también más adelante y…¿por siempre jamás?, es P.Iglesias.Se trata de un órgano unipersonal elegido en sufragio libre y directo por la Asamblea Ciudadana, cada dos años, mediante un sistema mayoritario. Se requerirá una mayoría absoluta para la elección del/a Portavoz. De no alcanzarse esta mayoría en la primera votación, se celebrará una segunda vuelta en la que resultará elegido/a Portavoz aquel/la candidato/a que alcance la mayoría simple de los votos.

En resumen: si la Asamblea Ciudadana, cuyas decisiones son SOBERANAS, se reúne cada dos años, y en ese período, muy largo en política, corresponde a la Portavocía, (P.Iglesias), y a la Coordinadora, (P.Iglesias y acólitos), ADAPTAR A LAS CIRCUNSTANCIAS, osea, saltarse a la torera, si así lo considerasen oportuno, las decisiones de la Asamblea. Esto, en mi opinión, confirma, no sólo la inutilidad y el poder de la Asamblea Ciudadana, sino, y en mucha mayor medida, el de los Círculos .En Podemos son, y con toda probabilidad seguirán siendo, Pablo Iglesias y sus amigos, los verdaderos “capos” de la organización.

Falta el famoso “derecho a la revocación de la Portavocía”, copiado, pero no tanto, de la Constitución Bolivariana de Venezuela. En ese país, y por primera vez en la historia constitucional, la Carta Magna ofrecía la posibilidad de revocar al Presidente de la República. ¿Los requisitos para convocar el Referéndum Revocatorio?: conseguir las firmas de un 20% de electores. Se consiguió, se convocó, se votó y Chavez ganó .Por poco, pero ganó.

El caso de Podemos es bien distinto, muchísimo más complicado para los afiliados. Esto dicen los estatutos en su Artículo 14.7:

“El/la Portavoz de Podemos podrá ser revocado de su cargo a través de una Asamblea Extraordinaria convocada a tal efecto. La convocatoria de una Asamblea Extraordinaria con tal objeto deberá formularse a solicitud de UN NÚMERO DE AFILIADOS SUPERIOR EN AL MENOS 1 AL NÚMERO DE VOTOS CON EL QUE RESULTÓ ELEGIDO EL/LA PORTAVOZ EN LA ASAMBLEA ORDINARIA QUE LE DESIGNÓ PORTAVOZ. Un proceso de tales características no podrá iniciarse hasta que haya transcurrido, al menos, un año natural desde la elección del/a Portavoz”.

Usease que si ,por ejemplo, Pablo Iglesias fuese elegido por, pongamos, el 70% de los afiliados en la Asamblea Ciudadana, (porcentaje nada descabellado viendo la adoración que suscita el líder), se necesitaría ¡¡¡el 70% más un voto!!! de afiliados para removerle de su cargo de Portavoz, un ¡¡¡50%!!! más que en Venezuela.

En cuanto a la presunta financiación “popular”, al margen de los bancos, que tienen a partidos y sindicatos secuestrados y a merced de sus intereses, repasemos el siguiente Artículo:

Artículo 18-d: “Serán recursos del partido: Los fondos procedentes de los préstamos o créditos que concierten”. Hostis tú, pero no habíamos dicho que NADA de préstamos o créditos a los Bancos, ¿o es que le pedirán los créditos al vecino de abajo? .Creo que esto merece una explicación por su parte.

En fin, amigas y amigos, si esto es Democracia interna, que venga Kropotkin y lo vea.

Tengo que decir también que, en el mes escaso que hice campaña por Podemos, en concreto por una compañera del partido, en la que mantengo mi total y absoluta confianza, tuve la fortuna de conocer a muchos y muchas militantes de un valor político y de lucha incalculables. Gente digna, valiente, con años de lucha a sus espaldas, o jóvenes bien formados intelectual y políticamente, ilusionados y dispuestas a trabajar duro para conseguir que esta sociedad pueda ser, en un futuro, una sociedad libre. Obreras, sindicalistas de clase, estudiantes, trabajadores migrantes, mujeres y hombres dispuestos a dar la batalla desde dentro de una Organización que esperan sea, de verdad, una herramienta de transformación, de generar debate, cambio, fraternidad…una herramienta poderosa contra el enemigo común: el capital y sus agentes.

Espero de todo corazón que lo consigan.

En líneas generales, estos son mis argumentos, no para abandonar Podemos, pues nunca formé parte de la Organización, sino para expresar por qué no considero que Podemos, por ellos mismos, sean alternativa alguna al sistema capitalista que nos oprime. Es también una llamada de atención a todos y todas aquellas militantes convencidas, ilusionadas y muy bien intencionadas que confían en Podemos como herramienta real de cambio, de transformación democrática. Tengo la sensación de que, una nueva decepción, una más de tantas, sería brutal para las expectativas de tantos, una nueva decepción que sumiría a la mayoría, a la clase obrera, en una profunda depresión de la que, quizás, ya nunca nos consigamos recuperar.

Falta la pregunta definitiva, que yo mismo me hago: ¿y entonces, qué?. No lo sé, no tengo la respuesta. ¿La unidad de TODA la izquierda?, sí, pero, ¿Quiénes son la izquierda?. Eso mismo me pregunto yo. Somos muchos, somos muchas, eso seguro, pero no los suficientes. Falta conciencia, falta educación política, no necesariamente académica, falta…no lo sé. No tengo respuesta, pero me gustaría. Sigo buscando, sigo intentándolo, sigo luchando, aquí y allá, con unos y con otras. En unas luchas, y en las de más allá. Eso si lo sé, hay que seguir, ganar batallas parciales que, tal vez, nos traigan la victoria final. El enemigo es enorme, poderoso, está por todas partes, también en la clase obrera. La cosa está, como siempre, muy difícil, aunque creo que vivimos días ilusionantes, de cambio quizás. Insisto, no lo sé.

No creo en el “capitalismo amable”. No creo en el “capitalismo de rostro humano”. No creo en el “capitalismo democrático”. Creo que el capitalismo es enemigo de la Democracia, de la naturaleza, del planeta, de los animales, de los seres humanos y sus derechos.

Desprecio sin paliativos a la socialdemocracia, que tanto nos ha mentido, que tanto dolor y sufrimiento nos ha impuesto.

Gracias por leerme. Gracias por escuchar.

Salud, amor y revolución para todos y todas, camaradas

Hasta la victoria siempre!!!


Guillermo “Willy” Toledo

domingo, 17 de agosto de 2014

EL HEMBRISMO: UN MITO PRODUCTO DE LOS MIEDOS MACHISTAS


Vanessa Rivera de la Fuente
elquintopoder.cl

En la mitología griega una gorgona era un despiadado monstruo femenino. Su poder era tan grande que cualquiera que intentase mirarla quedaba petrificado. Las gorgonas son a veces representadas con alas de oro, garras de bronce y colmillos de jabalí. Llevaba un cinturón de serpientes entrelazadas como una hebilla y confrontadas entre sí. La única manera de matarla era cortándole la cabeza

¿Espeluznante, no? Pues la misma sensación genera en las personas el mito moderno asociado al desarrollo del feminismo: La hembrista. Siendo un mito “comme il faut” nunca nadie la ha visto, pero todos y todas le tienen terror. Es la suma de todos los miedos del patriarcado y de las mismas mujeres a otras.

Sin embargo, si analizamos la cuestión en estricto rigor, ni la hembrista (ni la feminista radical, ni la feminazi) existe como ser diabólico que deambula por ahí tratando de petrificar hombres con la mirada o exterminarlos en cámaras de gas. Son leyendas urbanas pertenecientes a la mitología patriarcal, rebozada en el caldo de la ignorancia supina.

Definiendo el hembrismo

Al googlear el término “hembrismo” la mayoría de las definiciones son bastante escuetas al señalarlo como opuesto al machismo. Bueno, respetando la definición, el hembrismo sería lo opuesto al machismo, ergo, para saber de qué se trata, hay que ver qué es el machismo.

El machismo, expresión derivada de la palabra “macho“, se define en el DRAE como la “actitud de prepotencia de los varones respecto de las mujeres”. El machismo engloba el conjunto de actitudes, conductas, prácticas sociales y creencias destinadas a justificar y promover el mantenimiento de conductas percibidas de manera tradicional como heterosexualmente masculinas y discriminatorias contra las mujeres.

Si el hembrismo es lo contrario del machismo, sería tentativamente: “un conjunto de actitudes y creencias destinadas a justificar y promover el mantenimiento de conductas percibidas como heterosexualmente femeninas y también, discriminatorias contra los varones”. ¿No es esto extraño? Para ser un movimiento tan poderoso que subyuga o pretende subyugar a los hombres y los violenta en la casa, el campo y los juzgados, su desarrollo teórico es muy básico y, oh casualidad, se define por ser reflejo opuesto del machismo, así como lo femenino ha sido definido, desde siempre, como el reflejo opuesto de lo masculino.

Machismo son actitudes, ideas y conductas socializadas, ampliamente aprendidas, con un fuerte refuerzo cultural, por lo tanto, aceptadas y normalizadas. El machismo, entonces, cuenta con un sistema que permite su reproducción. ¿Dónde está el sistema cultural, la práctica social, el respaldo de la tradición, la estructura de apoyo que permite la reproducción de supuesto hembrismo? ¿Quién dice que “las mujeres son así, es normal, es su naturaleza” cuando exhiben conductas que les ganan la etiqueta de hembristas.

Como dice Beatriz Gimeno sobre el mismo concepto: “¿Hay un movimiento, una ideología, un pensamiento, una teoría, unos textos…que defienda que los hombres deben ser sometidos a la desigualdad en la que nos hayamos las mujeres? ¿Que deben ser despojados de sus derechos económicos o políticos, que deben cobrar menos, que se merecen ser objeto de violencia por parte de las mujeres; que deben ser recluidos en sus casas, salir del mundo laboral, del espacio público?”

¿En qué lugar existe un sistema de dominación destinado a subyugar a los hombres, apoyado por las leyes, financiado por la banca global, controlando el poder político y los medios de comunicación para cosificar a los hombres y violentarlos por ser tales? El hembrismo, supuestamente, contribuye a mantener conductas heterosexualmente femeninas; sin embargo, siempre que se califica a alguien de hembrista lo hacemos porque esa mujer ha mostrado conductas asociadas a lo masculino: violencia, agresividad, sentido de la competencia, ambición de poder, etcétera. La contradicción evidente de esto confirma la impronta machista en la raíz del concepto.
¿Qué sistema, ideología, teoría, defiende el mantenimiento de conductas heterosexualmente femeninas? ¿Qué sistema está en la posición privilegiada de definir qué es femenino o no, qué es masculino o no y qué es hembrista o no?

Es penoso que todavía tengamos que dañarnos unas a otras con etiquetas inventadas por el patriarcado. Como si no nos bastara con las canónicas de: santa, madre, virgen, bruja, loca y puta. Ahora está de moda decir “yo soy feminista y quiero la igualdad, no como esas hembristas/feminazis”. Esto es equivalente a decir “yo soy una dama, no como esas mujeres sueltas que andan por ahí” . O sea, “las otras son más malas”. Esto es patriarcado introyectado de alta pureza. Destaco la palabra “otras”, porque es este tipo de elaboraciones lo que nos mantiene en la situación de alteridad que nos impide construir un “nosotras”.

¿Para qué analizar este concepto de hembrismo? Porque a las mujeres nos han educado históricamente para desconfiar de nuestro propio poder y descalificar el poder de las otras mujeres y para confrontarnos por la aprobación masculina. El hembrismo es un invento machista para que las mujeres rechacemos la emancipación de otras, cuando ellas no complacen al patriarcado. Nos hace creer que es malo rebelarse ante la discriminación de género y que existen mujeres rebeldes buenas y malas,  de acuerdo al grado de aprobación que el sistema les concede.

El hembrismo es usado para reforzar la socialización negativa de las mujeres. Hemos aprendido que sólo bajo la protección y guía de la autoridad masculina estamos seguras que debemos desconfiar de otras mujeres (porque como decía mi abuela, son roba maridos, porque traicionan, porque las mujeres somos volubles y es sólo sometiéndonos que logramos balance, control y tranquilidad). Entonces las hembristas son un peligro para el sistema, porque no buscan su aprobación y amenazan la socialización negativa que permite dividir y controlar a las mujeres.

Las mujeres que no tienen sororidad con sus pares o compiten por el poder sin escrúpulos, tienen una lógica patriarcal en su manera de ver el mundo, pero no son hembristas. Son reproductoras del machismo, tanto como aquellas que las acusan de hembrismo. Por lo tanto, lo cuestionable en este caso es el patriarcado y sus modelos de naturalización de las relaciones humanas desiguales, pero no el feminismo.

Descalificar los procesos de autonomía de otras mujeres, es ejercer violencia simbólica con un estereotipo que demoniza la conciencia del poder de las mujeres, como una conducta agresiva extrema. Llamar hembrista a otras mujeres es estar de acuerdo que el patriarcado tiene aún el derecho de definir y decirnos qué feminismos aceptar, que procesos de emancipación son más legítimos o no, qué mujeres son buenas y cuáles malas dentro de los movimientos o no. Implica admitir que es correcto excluir mediante etiquetas y estereotipos a aquellas mujeres cuyo tránsito hacia su propia liberación parece más amenazante que el de las otras.

La hembrista, si es que existiera, no sería jamás un peligro para las mujeres que buscan autonomía, sino para el sistema de opresión, sus opresorxs y reproductorxs. El hembrismo es el mito inventado por el machismo para no admitir su miedo a la mujer sin miedo.