lunes, 8 de diciembre de 2008

LOS MITOS DE LA TRANSICIÓN

Fueron las movilizaciones populares, y no el Rey y los reformistas, las que trajeron la democracia
VICENÇ Navarro*
El Periódico
8 de diciembre de 2008

A raíz del 30° aniversario de la transición de la dictadura a la democracia en España se ha reproducido en muchos medios de información la interpretación dominante de aquel periodo que asume que el advenimiento de la democracia fue resultado del liderazgo del Rey, el cual, con el apoyo de las élites políticas, empresariales, financieras y eclesiásticas, desarrolló su proyecto democrático, que había mantenido oculto durante la dictadura y que pudo realizar tras la muerte del dictador. Tal versión ha sido incluso reproducida por algunas voces de izquierda que han visto al monarca y a su Gobierno, liderado por Adolfo Suárez, como las piezas clave en el establecimiento de la democracia.Ni que decir tiene que tal explicación tiene distintas versiones, pero en todas ellas se presenta la transición como un proceso liderado por el Rey, sin que la población tuviera gran protagonismo, recordándosenos que el dictador murió en la cama, frase que quiere comunicar el mensaje de que la población pacificada durante 40 años de dictadura no mostró resistencia al régimen dictatorial. Según tal explicación, solo unos pocos resistentes se habían opuesto activamente a él.LA REALIDAD, sin embargo, fue muy distinta. La evidencia --existente en varios documentos, incluido el libro El final de la dictadura, de Nicolás Sartorius y Alberto Sabio-- muestra que las fuerzas de la nomenclatura franquista llamadas reformistas no tenían un proyecto democrático al principio de la transición. La misma evidencia muestra a grandes sectores de la población española, liderados por la clase trabajadora, que se opusieron activamente a la dictadura y al dominio conservador del proceso de transición, habiendo sido esta presión popular la que fue determinante para el establecimiento de la democracia.En realidad, detrás de cada uno de los movimientos de la monarquía y de la nomenclatura del Estado franquista hacia un proyecto democrático había grandes movilizaciones obreras. Lejos de la imagen de pasividad que se transmite, España fue el país de Europa con mayor agitación social durante aquel periodo, habiendo tenido lugar las mayores protestas obreras conocidas en la Europa occidental desde la segunda guerra mundial. Tal como señalan Sartorius y Sabio, en 1976, año decisivo en la transición, hubo 1.438 días de huelga por cada 1.000 trabajadores (la media en la Comunidad Europea era de 390 días), y en los sectores industriales tal cifra alcan- zó 2.085 días (cuando el promedio de la CEE era de 595), situación que se repitió en 1977.Tal agitación social se había manifestado con gran intensidad a partir de 1973, y alcanzó su cenit en 1976, cuando un alarmado Ministerio de Gobernación (consciente de que en los primeros nueve meses de aquel año habían existido ya 17.731 huelgas con 150 millones de horas de trabajo perdidas) alertó del "gran peligro que representaba tal movilización para la continuación del orden institucional", lo cual quería decir la continuación de la Monarquía. Los documentos del Ministerio de Gobernación señalan claramente el gran temor que existía en los círculos gobernantes sobre las movilizaciones obreras. Fueron tales movilizaciones las que motivaron que el Monarca despidiera a Carlos Arias Navarro, el cual había mostrado su imposibilidad de controlar tales movilizaciones a pesar de haber sido el suyo uno de los gobiernos más represivos en los últimos 10 años de la dictadura.Torturas y detenciones fueron práctica común de aquel Gobierno, con varios obreros asesinados en la defensa de sus derechos laborales. El 60% de los procedimientos llevados a cabo por el enormemente represivo Tribunal de Orden Público en sus 13 años de existencia se realizaron durante el Gobierno de Arias Navarro (más de 12.000 casos). La imposibilidad de recuperar la normalidad, consecuencia de la gran resistencia popular, hizo que el primer Gobierno de la Monarquía aprobara en Consejo de Ministros la propuesta de Arias de militarizar a todos los empleados de Correos, Telégrafos, Telefónica, ferrocarriles, agua, gas y electricidad, es decir, la infraestructura del Estado, que se veía en peligro.ANTE LA imposibilidad de recuperar la normalidad y estabilidad social del país, el monarca sustituyó a Arias por Suárez, que recibió las instrucciones reales de que explorara con partidos de la oposición, entonces en la ilegalidad, la posibilidad de incorporarlos al proceso de reforma, excluyendo a aquellos sectores que habían sido más activos en la resistencia, incluyendo el Partido Comunista. Su intento era establecer una democracia limitada, que intentaba marginar a amplios sectores de la clase trabajadora, tal como ha reconocido Herrero de Miñón, uno de los colaboradores de Suárez (El Siglo 2-8 Junio del 2007).De nuevo, fue la presión popular la que forzó tal cambio y el Partido Comunista fue aprobado (aun cuando la ley aprobada por Suárez discriminaba y continúa discriminando a aquella fuerza política). A la imagen tan extendida de que Franco murió en la cama, utilizada por aquellos que desean dar protagonismo al Rey y a la nomenclatura franquista y reformista en el proceso de transición hay que enfatizar que, tal como señalan Sartorius y Sabio: "Si bien el dictador murió en la cama, la dictadura murió en la calle".
*Catedrático de Políticas Públicas de la Universitat Pompeu Fabra

LOS TREINTA AÑOS DE LA CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA DE 1978 Y LA HISTORIA CONSTITUCIONAL INTERESADA





En España es ya parte de la cultura democrática la realización diversas celebraciones por el aniversario de la Constitución de 1978 la que ayer, el sábado 6 de diciembre, cumplió 30 años. En el Día de la Constitución, un día festivo, se intenta alcanzar a las nuevas generaciones la materialización de las ideas democráticas. En este día los medios de comunicación, especialmente los públicos, muestran la historia del constitucionalismo de España del siglo XX reivindicando también un punto de inflexión constitucional: la Constitución de 1931 y su repercusión en la sociedad española dividida ideológicamente, suceso que parece ya superado. La forma cómo se difunde a las nuevas generaciones todo el proceso de la Transición Española llama la atención a quienes viviendo en una democracia americana tal vez no han tenido la oportunidad de valorar la convivencia pacífica sobre la base del respeto de valores constitucionales. No obstante ello, como suele suceder en la historiografía oficial, hay una serie de datos que dominan la escena del Día de la Constitución . Esta visión interesada es criticada Vicenç Navarro en su artículo “Los mitos de la transición” donde aclara que fueron las movilizaciones populares, y no el Rey y los reformistas, las que trajeron la democracia. Fue el pueblo español que exigió la devolución de su soberanía que le robaron.
En efecto, se suele considerar acríticamente que fue el Rey Juan Carlos I, el artífice de la democracia española. Éste fue entronizado como jefe de Estado el 22 de noviembre de 1975 tras prestar juramento de respeto a las leyes del régimen totalitario franquista. Junto a él se suele colocar a los reformistas, es decir, a los procuradores del Franquismo que intervinieron en la aprobación de la Ley para la Reforma Política, de 4 de enero de 1977. Estos reformistas eran quienes conformaron las Cortes franquistas. Estas Cortes estaban formadas por representantes del partido único el Movimiento que se sustentó en la ideología fascista; por representantes de la única organización sindical; por los de los municipios y de la familia.
La historia “oficial” intenta pues, colocar como iconos de la estabilidad democrática que ahora goza España a personas, individualizando un proceso que fue más popular que personal. Pareciera que el Rey y determinadas personas de la derecha que gobernaron con Franco hayan sido las que le hicieron el favor de llevarle la democracia al pueblo español. Esta historia interesada podría acarrear graves daños a una Constitución casi modélica y a un ambiente democrático casi imitable. Pareciera que hay que agradecer a sólo una parte del pueblo por “darle” o por “llevarle” la democracia la resto cuando no es así. Hay que aclarar que el fascismo lo que hizo fue arrebatarle con violencia la soberanía al pueblo español y cualquier persona que cree realmente en la igualdad no hace más que unirse a la realización de un acto de justicia para devolvérselo. No se trata de un favor que se le ha hecho al pueblo español, es la devolución de su poder que le fue robado vilmente. El pueblo exigió que se le devolviese lo que era suyo, nada más. Hay que tomar en cuenta también que en esa época, el contexto económico liberalizado por el gobierno franquista exigía un sistema constitucional puesto que un régimen político fuertemente controlado no le servía al modo de producción que estaba consolidándose. Además, a la élite de la derecha que apoyó a Franco no hacía más que proteger sus intereses económicos. Este contexto puso en evidencia un capitalismo fuerte, un sistema político desfasado y las grandes desigualdades económicas de la sociedad española producto de una clara ideología racista. Frente a un pequeño grupo de la derecha privilegiada política y económicamente estaba una gran mayoría española que vivía en la pobreza la cual se movilizó para exigir sus derechos y aquello que era suyo: la soberanía. Cabe añadir el contexto europeo, pues ya había nacido un constitucionalismo europeo que exigía una Europa unida.
En la historia constitucional oficial, la parte débil siempre acaba siendo la misma, el pueblo español que fue ultrajado nada tiene que agradecer. En el caso de las mujeres, otra parte débil en la medida de que durante el franquismo se le impuso el estatus jurídico de la minoría de edad negándosele sus derechos, sucede lo mismo. Se quiere dar a entender que ante la incorporación de la prohibición de discriminación por sexo en la Constitución Española de 1978 las mujeres deben agradecerlo. Como dice la Constituyente Teresa Revilla, madre de la Constitución, las mujeres no tienen por qué agradecerlo, es más, quizás tendrían que pedirles perdón. Del mismo modo, queda pendiente pedirle perdón al pueblo español y acabar con la personalización interesada del proceso de Transición Democrática. Si no es así, se estará cometiendo el error histórico basado en la intolerancia y la discriminación. No hay que olvidar que la base ideológica del nacionalismo franquista se sustentó en la discriminación racial cuyo fin era acabar con las ideas de izquierdas de una buena parte de la población española. Este intento tuvo una base ideológica. el eugenismo creado entre, muchos otros, por José Antonio Primo de Rivera que se inspiró en el racismo del fascismo que asoló a Alemania e Italia. Muchas de las dictaduras hispanoamericanas que violaron los derechos de las personas se apoyaron en dicha ideología. Y, a diferencia de España, Argentina y Chile ha intentado evitar su impunidad. Lo mismo está sucediendo en el Perú que desde 2003 ya ha logrado conocer la verdad con el Informe de la Comisión de la Verdad y con el actual proceso a Fujimori.
LaGuachimana.org

OBAMA, PRIMER PRESIDENTE NEGRO DE LA HISTORIA DE LOS EE.UU:

¿Llevará a la práctica el sueño de Martin Luther King o la pesadilla de Condoleezza Rice?
Eduardo Galeano*
22/11/2008
Red Voltaire (Red de Prensa No Alineados)

¿Obama probará, desde el gobierno, que sus amenazas guerreras contra Irán y Pakistán fueron no más que palabras, proclamadas para seducir oídos difíciles durante la campaña electoral?

Ojalá. Y ojalá no caiga ni por un momento en la tentación de repetir las hazañas de George W. Bush. Al fin y al cabo, Obama tuvo la dignidad de votar contra la guerra de Irak, mientras el Partido Demócrata y el Partido Republicano ovacionaban el anuncio de esa carnicería.

Durante su campaña, la palabra leadership fue la más repetida en los discursos de Obama. Durante su gobierno, ¿continuará creyendo que su país ha sido elegido para salvar el mundo, tóxica idea que comparte con casi todos sus colegas? ¿Seguirá insistiendo en el liderazgo mundial de los Estados Unidos y su mesiánica misión de mando?

Ojalá esta crisis actual, que está sacudiendo los cimientos imperiales, sirva al menos para dar un baño de realismo y de humildad a este gobierno que comienza.

¿Obama aceptará que el racismo sea normal cuando se ejerce contra los países que su país invade? ¿No es racismo contar uno por uno los muertos invasores en Irak y olímpicamente ignorar los muchísimos muertos en la población invadida? ¿No es racista este mundo donde hay ciudadanos de primera, segunda y tercera categoría, y muertos de primera, segunda y tercera?

La victoria de Obama fue universalmente celebrada como una batalla ganada contra el racismo. Ojalá él asuma, desde sus actos de gobierno, esa hermosa responsabilidad.

¿El gobierno de Obama confirmará, una vez más, que el Partido Demócrata y el Partido Republicano son dos nombres de un mismo partido?

Ojalá la voluntad de cambio, que estas elecciones han consagrado, sea más que una promesa y más que una esperanza. Ojalá el nuevo gobierno tenga el coraje de romper con esa tradición del partido único, disfrazado de dos que a la hora de la verdad hacen más o menos lo mismo aunque simulen que se pelean.

¿Obama cumplirá su promesa de cerrar la siniestra cárcel de Guantánamo?

Ojalá, y ojalá acabe con el siniestro bloqueo de Cuba.

¿Obama seguirá creyendo que está muy bien que un muro evite que los mexicanos atraviesen la frontera, mientras el dinero pasa sin que nadie le pida pasaporte?

Durante la campaña electoral, Obama nunca enfrentó con franqueza el tema de la inmigración. Ojalá a partir de ahora, cuando ya no corre el peligro de espantar votos, pueda y quiera acabar con ese muro, mucho más largo y bochornoso que el Muro de Berlín, y con todos los muros que violan el derecho a la libre circulación de las personas.

¿Obama, que con tanto entusiasmo apoyó el reciente regalito de setecientos cincuenta mil millones de dólares a los banqueros, gobernará, como es costumbre, para socializar las pérdidas y para privatizar las ganancias?

Me temo que sí, pero ojalá que no.

¿Obama firmará y cumplirá el compromiso de Kyoto, o seguirá otorgando el privilegio de la impunidad a la nación más envenenadora del planeta? ¿Gobernará para los autos o para la gente? ¿Podrá cambiar el rumbo asesino de un modo de vida de pocos que se rifan el destino de todos?

Me temo que no, pero ojalá que sí.

¿Obama, primer presidente negro de la historia de los Estados Unidos, llevará a la práctica el sueño de Martin Luther King o la pesadilla de Condoleezza Rice?

Esta Casa Blanca, que ahora es su casa, fue construida por esclavos negros.

Ojalá no lo olvide, nunca.

sábado, 29 de noviembre de 2008

UN SEPELIO PREMATURO

Julio Anguita González
"La Atalaya"
Mundo Obrero

Parece obvio que la situación económico-financiera en la que estamos inmersos es de una gravedad inusitada no sólo por la profundidad de la misma sino también por los ámbitos a los que afecta. Es obvio también que estamos ante una crisis sistémica como consecuencia de la anterior de sobreproducción que la precede.
La crisis afecta al sistema capitalista y de una manera tal que dogmas intangibles y principios indiscutibles del mismo se han visto conculcados de manera evidente. La boutade de Sarkozy acerca de la necesaria refundación del capitalismo evidencia el desconcierto, la sorpresa y la necesidad de enmendalla para sostenella. Creo que pretenden acogerse de manera mecánica y trapera al giro que John Maynad Keynes le imprimió al capitalismo tras el crack de 1929. Sin embargo eso no es una refundación sino una nueva vía con los reajustes del sistema necesarios para ir tirando unaa cuantas décadas más. En consecuencia el orden económico y monetario de Breton Woods en 1944 está en el punto de mira de los "refundadores".
Pero mientras esto pasa, se ha instalado en un cierto sector de la izquierda una actitud similar a la parusía católica; una esperanza basada en la inminente venida del socialismo como consecuencia del aparente derrumbe del capitalismo. Para esta visión, la catástrofe del sistema con sus daños y tragedias colaterales para la inmensa mayoría de la población, son el pórtico doloroso pero necesario para el alumbramiento de la nueva era.
La historia nos enseña que tras el caos de una determinada sociedad, con sus tremendas secuelas de hambrunas, enfermedades, marginación social, hundimiento de las instituciones, pérdida del sentido de Ética colectiva, etc. viene siempre el fascismo porque éste no es otra cosa que el capitalismo en época de crisis. Y viene porque la izquierda revolucionaria ni estaba preparada, ni había previsto nada al respecto.
El socialismo, la nueva sociedad no puede ser construida a partir del hundimiento del capitalismo; muy al contrario, debe ser construido en el seno mismo de la sociedad de clases. Es un proceso constituyente hecho de alianzas, luchas, ejercicios alternativos de poder en la sociedad y en las instituciones, una Ética nueva y unos valores que predicados con el ejemplo vayan tomando cuerpo en la praxis social y en el imaginario colectivo; es decir, se vayan conformando como una alternativa ética de Estado.
En consecuencia la lablor de la izquierda es, con la lucha económica, social, política e ideológica, hacer posible que Revolución no sólo sea referencia a otra sociedad por venir sino el fundamento mismo de una actuación presente de cada hombre y de cada mujer. La Revolución es también la creación de un ser humano nuevo.
No cavemos la fosa del cadáver antes de tiempo. Preparémonos para trabajar con las gentes y sus problemas. Pero no un trabajo de tribunos de la plebe que se erigen en defensores a lo Robin Hood sino en levadura capaz de crear conciencia colectiva, organización consecuente y prácticas alternativas de gobernabilidad. Cuidado con los sepelios a palo seco porque es posible que de espectadores pasemos a co-protagonistas cuando no a protagonistas en exclusiva.

jueves, 27 de noviembre de 2008

INGRID BETANCOURT EXIGE LA SALIDA NEGOCIADA AL CONFLICTO DE COLOMBIA

Grupo de Izquierda Unida Europea

Ingrid Betancourt, invitada esta semana al Parlamento Europeo, se reunió esta mañana con los eurodiputados de la Subcomisión de Derechos Humanos, con los miembros de la Asamblea Eurolatinoamericana y con la delegación para las relaciones con la Comunidad Andina. En su intervención Betancourt agradeció el apoyo que recibió del Parlamento Europeo, y abogó por la celebración de una Conferencia Internacional sobre Colombia, en la que sería imprescindible la participación de los presidentes de los Países vecinos de Colombia: Chávez, Correa, Lula, Kischner y Bachelet. Ingrid Betancourt afirmó que "las FARC son una organización de izquierdas que quiere obtener el poder en Colombia, pero han errado el camino para conseguirlo. Deben abandonar las armas como el mismo Presidente Chávez pidió. Por eso es tan importante que presidentes de países vecinos, que tienen afinidad ideológica con las FARC acudan a esta conferencia internacional, y se les dé un papel protagonista en la negociación de una saluda humanitaria del conflicto".
El eurodiputado de Izquierda Unida Willy Meyer explicó a Betancourt que "mi grupo ha apostado siempre y sigue apostando por una salida negociada del conflicto", y ha denunciado "la campaña de criminalización que están sufriendo organizaciones y activistas de derechos humanos como es el caso de Remedios García en España". García fue detenida en España este verano después de la gira por Europa de Álvaro Uribe por aparecer supuestamente en los ordenadores incautados en el ataque del ejército colombiano a un campamento de las FARC en territorio ecuatoriano que acabó con la vida de Raúl Reyes. Meyer ha querido recordar que "la semana pasada la Fiscalía del Ecuador emitió un informe donde se demostraba que estos ordenadores incautados en la acción ilegal del ejército de Colombia habían sido manipulados".
Ingrid Betancourt, ha coincidido con el eurodiputado Meyer en pedir, del mismo modo que lo hiciera el Presidente de Venezuela Hugo Chávez, que las FARC abandonen las armas y ha insistido en que es necesario el diálogo para encontrar una solución al conflicto de Colombia. Y en este sentido ha afirmado que "las organizaciones sociales que siempre han apostado por esta vía no sólo no deben ser criminalizadas, sino que deben ser protegidas. Hay que proteger a todos aquellos que salían en los computadores y no criminalizarlos". Betancourt ha explicado que "no hay que alejar a aquellos gobiernos que tengan una misma ideología que las FARC, no hay que estigmatizarlos, sino que hay que animarlos a intermediar". En esta línea Betancourt ha elogiado el papel del Partido Comunista de Colombia y en espacial del director de su periódico "La voz", Carlos Lozano quien -explicó Betancourt- siempre ha luchado pur un acuerdo humanitario". "El Partido Comunista no son las FARC. Es cierto que las FARC siempre han sido condescendientes con el PC, pero el PC ha sabido llevar esta situación porque a pesar de compartir ideología han optado siempre por la vía democrática. Carlos Lozano aparecía en los computadores y está siendo investigado por la justicia colombiana, pero Lozano siempre ha tenido la valentía de enfrentarse a la guerrilla y exigir la opción democrática. Y tengo que aclarar que yo no soy comunista" -explicó Betancourt.
Al ser preguntada sobre la condición de las FARC a una zona de despeje en el proceso de negociación, Betancourt contestó que "el gobierno de Colombia podría aceptar la exigencia de la zona de despeje sin más problemas. Y como no la acepta me queda la duda de si tiene la intención de hablar de los secuestrados. Cuando todas las partes estén de acuerdo en negociarlo todo entonces creeré que hay una posibilidad para el diálogo".
Respecto al rescate militar, Ingrid Betancourt se pronunció pidiendo "que no haya rescate militar porque hay que salvarle la vida a los secuestrados. No necesitamos rescates militares, necesitamos negociación". Preguntada sobre si en su opinión Uribe ha hecho suficiente, Betancourt respondió que "nunca se hace lo suficiente y que es un error actuar con venganza".
Finalmente sobre los asesinatos de sindicalistas y otros activistas en Colombia, Ingrid Betancourt ha querido denunciar los casos de "falsos positivos", en los que "la agencia de Seguridad del Estado colombiano para poder mostrar resultados acaba matando a inocentes para justificar que han matado guerrilleros". En este sentido sobre el paramilitarismo Betancourt ha afirmado que el gobierno de Colombia siempre ha dado el beneplácito a la acción militar. Pero es necesario el desmantelamiento del paramilitarismo, porque los militares se han lucrado en mi país con el crimen: robaron las tierras de los campesinos y los desplazaron. El mayor castigo que podrían recibir los paramilitares sería lograr que todos los bienes incautados por el paramilitarismo fueran devueltos".

MANUEL FRAGA, UN RESIDUO FRANQUISTA

Mercedes García
Los ex ministros Manuel Fraga, Rodolfo Martín Villa y Alfonso Osorio son los responsables políticos de los sucesos de marzo de 1976 en Vitoria, cuando una brutal carga de la policía acabó con la vida de cinco trabajadores y provocó 47 heridos graves, 26 de ellos de bala. Ésta es una de las conclusiones del dictamen que el Parlamento vasco ha aprobado en pleno, el pasado mes de junio. Todos los grupos, excepto el PP, acordaron solicitar la comparecencia de Fraga, entonces ministro de Gobernación, y de Rodolfo Martín Villa, ex ministro de Relaciones Sindicales, dentro de una lista de 14 personas entre las que figura también el ex ministro de Presidencia Alfonso Osorio. Durante el juicio militar que se celebró, ningún mando policial fue declarado culpable de la masacre, y el caso fue sobreseído.
Mercedes García
“Asesinos de razones y de vidas, / que nunca tengáis reposo a lo largo de vuestros días / y que en la muerte os persigan nuestras memorias”. (Lluis Llach, 3 de marzo de 1976: “Campanades a morts”). El 3 de marzo del 1976, miércoles de ceniza, tiene lugar en Vitoria una de las más terribles matanzas de la Transición. Fraga se encuentra ese día de visita oficial en Bonn, negociando con el gobierno germano los pasos de la apertura, siempre con la intención de dejar fuera de la ley a los comunistas. La policía toma al asalto la parroquia de San Francisco, en el barrio de Zaramaga de la capital alavesa, donde se celebraba una asamblea. El resultado es de cinco obreros muertos y más de cien personas heridas.Desde enero de ese año se están produciendo fuertes movilizaciones de trabajadores a lo largo de toda España. En Vitoria, donde se ha desarrollado un movimiento obrero fuertemente organizado y muy reivindicativo, la tensión alcanza cotas muy altas. Se produce el cierre patronal de varias empresas grandes: Forjas Alavesas y Mevosa, entre otras. Y Apellániz despide a todos sus empleados. Tras más de mes y medio de paros, se dan los primeros enfrentamientos graves de los obreros con la policía.
GASEAR LA IGLESIA
El 3 de marzo, cuando se cumplen 54 días de huelga, la capital alavesa queda paralizada. Desde los barrios periféricos (Adurna, Arana, Zaramaga, Ariznavarra, Botono) se organizan columnas de trabajadores, a los que se suman profesores de EGB, que se dirigen al centro, y allí tienen lugar las primeras escaramuzas con la Fuerza Pública. La policía dispara balas de goma y los manifestantes responden con piedras. Se derriban farolas y comienzan a construirse barricadas. A las tres de la tarde, los accesos a la ciudad quedan bloqueados. Dos horas después, se convoca una asamblea en la iglesia de San Francisco de Asís. El templo está abarrotado y en el exterior se concentran miles de personas. La Policía Armada ordena desalojar el recinto y los agentes comienzan a lanzar botes del humo al interior, a través de las cristaleras, que provocan el pánico general. Al intentar salir, los participantes en la asamblea empujan a los trabajadores concentrados fuera hacia las posiciones tomadas por la policía, que comienza a disparar indiscriminadamente con fuego real. Se consuma la tragedia. A través de la emisora policial, alguien dice: “Esto es la guerra en pleno, se nos están terminando la munición y las granadas”. Se conservan cintas grabadas que describen muy bien cuál es la actitud de los mandos de la fuerza pública en ese momento: Pero, vamos a ver: ¿Estáis cargando o qué? Sí, a tope. Gasear la iglesia...En ese mismo momento mueren Francisco Aznar Clemente, que recibe un disparo. Tenía 18 años y trabajaba en la Panificadora Vitoriana. Pedro María Martínez Ocio, de 37 años, trabajador de Forjas Alavesas, cae muerto con tres balas en el cuerpo.Cien trabajadores resultan heridos, algunos de gravedad. La noticia del tiroteo y de los muertos y heridos que se han producido corre por toda la ciudad. El hospital Santiago Apóstol, la Residencia Arana, de la Seguridad Social y la Policlínica La Previsora comienzan a llenarse de heridos de bala. La emisora de la policía canta victoria: “Hemos contribuido a la paliza más grande de la Historia. Por cierto, aquí ha habido una masacre. Oye, pero de verdad, una masacre”.El caos se apodera de la ciudad: se derriban farolas, semáforos, señales de tráfico y cabinas telefónicas. Se vuelcan automóviles, se montan barricadas y Vitoria queda paralizada. Hay grupos de obreros que se defienden con cócteles molotov. Lanzan algunos de ellos contra las sedes de los sindicatos verticales y contra la comisaría, instalada en el Gobierno Civil.En Madrid, mientras tanto, el Gobierno de Arias Navarro debate el proyecto de Asociaciones Políticas. Está presente en la reunión Adolfo Suárez, que es el responsable del Orden Público en ausencia de Manuel Fraga, ministro de la Gobernación, de viaje en Alemania.Cuando llegan las primeras noticias de la masacre, Suárez se reúne con Alfonso Osorio, ministro de la Presidencia y Rodolfo Martín Villa, ministro de Relaciones Sindicales. Arias Navarro quiere decretar el estado de excepción pero le convencen de que no lo haga. Deciden mandar refuerzos de policías antidisturbios y varias dotaciones de guardias civiles desde otras provincias.Continúan produciéndose disturbios durante todo el día y, por fin, la Policía se hace con el control de la ciudad. Son detenidos los líderes sindicales y decenas de trabajadores.El día siguiente, jueves 4 de marzo, muere otro trabajador herido en los incidentes de la iglesia, Romualdo Barroso Chaparro, de 19 años, empleado de Agrator.El viernes 5 de marzo se oficia el funeral por los muertos. Lo preside el obispo monseñor Peralta Ballabriga. No hay policías en las inmediaciones, pero la fuerza pública permanece preparada para intervenir en el interior del Regimiento de Artillería 25, situado en el centro de la ciudad.El sábado 6 de marzo Fraga llega a Vitoria y visita a las víctimas de la represión que permanecen en uno de los hospitales de la ciudad. Los familiares de los internos le increpan y uno de ellos le pregunta si está allí para rematar a los heridos.Días después, fallecen dos trabajadores más a consecuencia de las graves heridas de bala que sufren: José Castillo García, de 32 años, empleado de Basa, casado y con dos hijos, y Bienvenido Perea. A lo largo de la primera semana de marzo se producen otros dos muertos, en Tarragona y Basauri, en manifestaciones convocadas para protestar por la actuación policial durante los sucesos de Vitoria. El día 5, Juan Gabriel Rodrigo Canijo, de 19 años, cae desde una azotea, en Tarragona, mientras intenta escapar de la policía, durante una manifestación en protesta por los sucesos de Vitoria. Y el 8 de marzo, durante otra manifestación de repulsa, ésta en Basauri, muere por disparos de la Guardia Civil Antonio Ferrero, obrero de 18 años.La represión policial se ha vuelto a utilizar con el objetivo de frenar el movimiento obrero mediante la coacción y la violencia. En el más puro estilo del ministro de Relaciones Sindicales, Rodolfo Martín Villa, y del titular de Gobernación, Manuel Fraga, que hace siniestramente célebre una frase: “La calle es mía”. Fraga no tolera que se abra ninguna investigación para esclarecer la actuación de las fuerzas de orden público en Vitoria y encarcela a varios dirigentes obreros. Dos de ellos, Jesús Fernández Naves e Imanol Olabarría, permanecen más de un año en prisión sin ser juzgados. Después de los sangrientos hechos, Fraga declara: “los sucesos de Vitoria no cambiarán la evolución democrática española”. Pero lo cierto es que su reforma sí queda debilitada. Años después, en 1983, volverá a la capital alavesa para dar un mitin. Su presencia allí es considerada una provocación por numerosos ciudadanos y tienen lugar duros enfrentamientos. En numerosas fotografías se puede contemplar a su propio guardaespaldas personal, Rodolfo Almirón, pistolero de la organización terrorista argentina Triple A, golpeando a varios manifestantes. El mandato de Fraga al frente del “órden público”, durante el primer semestre de 1976, coincide con un período de gran convulsión social, alentada por las reivindicaciones de un movimiento obrero fuerte y por la lucha popular a favor de la amnistía para todos los presos antifranquistas. Fraga se enfrenta a las manifestaciones y las huelgas con criterios represivos muy duros y, en siete meses, la actuación de las fuerzas policiales bajo su mando provoca numerosos muertos en la calle. Algunos de los capítulos más sangrientos de la Transición, como la matanza de Vitorias y los asesinatos de Montejurra, se producen durante esos meses, desde la muerte de Franco hasta el verano de 1976.Un años después, Fraga funda y encabeza el partido derechista Alianza Popular para presentarse a las primeras elecciones generales que se celebran tras la muerte de Franco. Su formación se reconvierte durante los años 80 en el Partido Popular y consigue llegar al Gobierno encabezada ya por su discípulo José María Aznar.
JALEADOR DE LAS CONDENAS A MUERTE FRANQUISTAS
Fraga consiguió ser titular de una cartera ministerial, por primera vez, tras la crisis de 1962, que provoca un profunda reestructuración del Gobierno franquista. Ese año se produce una huelga de los mineros asturianos, silenciada completamente por la prensa, que desata una gran campaña de solidaridad en Madrid y otras ciudades. Algunos huelguistas son detenidos, torturados y encarcelados. Ramón Pérez de Ayala, Vicente Aleixandre, Pedro Laín Entralgo y otros intelectuales hacen pública una carta convocando al pueblo español a pedir información sobre los sucesos de Asturias. A consecuencia del reajuste ministerial, Manuel Fraga se hace con la cartera de Información y Turismo, el 10 de julio de 1962. Su principal misión consiste en mejorar la imagen internacional del franquismo. “Propagandista del Régimen”, le llamará Dionisio Ridruejo. Todo queda muy claro en su discurso de toma de posesión: “Llevamos 25 años en los que, con un nuevo estilo y un jefe inigualable, se ha realizado una obra que vamos a continuar para llenar esa importante página de la historia que ya está escribiendo el Generalísimo Franco. ¡Viva Franco! ¡Arriba España!”En lugar de silenciar los acontecimientos que pueden ser negativos para la imagen del Régimen, Fraga opta de forma decidida por la intoxicación. “No es posible encontrar en toda la historia del franquismo a nadie que intentara con tanto ahínco como él justificar con explicaciones “científicas” las acciones más crueles y absurdas del franquismo”, escribe Rafael Gómez Parra en su libro “Fraga, ese hombre”. A finales de 1962, se produce en Italia una gran campaña de solidaridad con el joven anarquista Jorge Conill Valls, condenado a pena de muerte por un Consejo de Guerra, y con sus compañeros Antonio Mur Peirón y Marcelino Jiménez Cubas, sentenciados a 18 y 15 años de prisión, respectivamente. La presión internacional consigue que el Gobierno conmute la pena de Conill por la de 30 años de cárcel. El arzobispo de Milán, monseñor Montini, que más tarde será Papa con el nombre de Pablo VI, solicita clemencia a Franco y es tildado de “comunista” por Fraga. La respuesta del ministro gallego se dirige contra todo lo italiano y, durante muchos años, los españoles nos acostumbramos a oír hablar en los medios de comunicación de los “grandes males” que tienen que soportar los ciudadanos del país transalpino, donde “los comunistas lo dominan todo”. Italia llega a convertirse en una obsesión para el ministro gallego. La tortura y el fusilamiento del militante comunista Julián Grimau tienen lugar en Madrid también durante la etapa de Manuel Fraga al frente del ministerio de Información y Turismo. El 7 de noviembre de 1962 la policía política del Régimen detiene a Grimau en un autobús de la línea 18 que va desde la plaza de Manuel Becerra a la glorieta de Cuatro Caminos. El día siguiente, un comunicado oficial señala que, en un momento de descuidado, el detenido se ha lanzado al patio de la Dirección General de Seguridad desde una ventana de las dependencias en las que estaba siendo interrogado. Sufre fractura de cráneo e infinidad de lesiones. Para contrarrestar la campaña internacional a favor del detenido, el Ministerio de Información y Turismo de Fraga edita varios folletos injuriosos y delirantes: “Julián Grimau o el arte de fabricar víctimas” y “Julián Grimau. Especialista en checas”. Tres médicos franceses realizan una investigación en España para comprobar la existencia o no de un intento de suicidio por parte de dirigente comunista. Según su informe, la versión oficial propagada por Fraga carece de base, ya que “la naturaleza de las lesiones descritas, especialmente la ausencia de toda esquimosis, de toda traza de cortes en la cara o en las manos, que el herido habría sufrido al intentar romper el vidrio de la ventana, descartan la posibilidad de un suicidio. Además, según la foto del diario Pueblo, el señor Grimau debería haber efectuado un salto prácticamente imposible. Finalmente, él mismo niega categóricamente la versión del suicidio y declara que ha sido sometido en los locales de la policía a torturas después de las cuales ha perdido el conocimiento”.El militante comunista es finalmente fusilado el 20 de abril de 1963. Fraga jamás se retractará de las declaraciones que realiza durante estos días ni de la beligerante posición que mantiene a favor del asesinato de Grimau. En sus memorias, despacha el asunto diciendo que “los cargos contra él eran muy serios”. Sin embargo, todas las acusaciones que se le hacen a Grimau se refieren, fundamentalmente, a hechos acaecidos durante la guerra civil, no probados en ningún caso y ya prescritos. En otoño de 2002, el Congreso de los Diputados rechaza una propuesta de Izquierda Unida (IU) para rehabilitar la memoria de Grimau, porque el Partido Popular, organización fundada por Manuel Fraga y a la que sigue perteneciendo el político gallego, que tiene mayoría absoluta en la Cámara, considera que eso sería “reabrir un proceso para revisar la Transición”. Y el diputado de IU Luis Carlos Rejón contesta: “Es duro que uno de los verdugos esté rehabilitado y la víctima no. A Fraga se le dio la oportunidad de presentarse a unas elecciones y ser un padre de la Constitución. A mí me habría gustado que determinado consejo de ministros le hubiera dado la posibilidad a Julián Grimau de haber ido de número tres en la lista del PCE en 1977”. Poco después del fusilamiento de Grimau, se producen las ejecuciones por garrote vil de dos jóvenes anarquistas, Granado y Delgado, que también cuentan con el visto bueno de Manuel Fraga en el Consejo de Ministros.
GARROTE VIL Y TORTURAS
En 1963 vuelve a generarse una enorme conflictividad laboral en la cuenca minera asturiana y la represión contra los trabajadores huelguistas es aún más dura que durante los incidentes del año anterior. Las terribles humillaciones y torturas que sufren los mineros provocan una carta de protesta dirigida a Manuel Fraga Iribarne por 102 intelectuales, entre los que se encuentran José Bergamín, Gabriel Celaya, Antonio Buero Vallejo, José Agustín Goytisolo, Oriol Bohígas, Alfonso Sastre y Fernando Fernán Gómez. La represión que se abate sobre Asturias recuerda a la que desató Franco en octubre de 1934. A algunas mujeres les cortan el pelo al cero. Fraga, siguiendo su táctica habitual, niega todos los hechos que se están produciendo, pero a su manera: “de ser cierto, las sistemáticas provocaciones de estas damas a la fuerza pública lo harían más explicable” (*) (Rodolfo y Daniel Serrano. “Toda España era una cárcel”). El semanario El Español, controlado directamente por el ministro de Información, publica: “Nuevamente se ha intentado cubrir de lodo el nombre de España. La maniobra esta vez no se realiza en el exterior, sino que se basa sobre una carta escrita por un grupo reducido de intelectuales y otros más numerosos que dicen serlo, en la que se denuncian supuestos excesos cometidos por las Fuerzas de Orden Público durante las huelgas que recientemente han tenido lugar en la cuenca minera de Asturias. La carta encaja, como hecha a medida, en la campaña desatada contra España por el comunismo internacional, en desahogo del malhumor que le ha producido la conclusión del nuevo pacto defensivo con Norteamérica”.Pero donde brilla en todo su esplendor patriótico el ministro de Información y Turismo es en el Referéndum Nacional celebrado el 14 de diciembre de 1966. En él se aprueba la Ley Orgánica del Estado, con la que se intenta asegurar la continuidad del Régimen más allá de la vida del propio dictador. Consecuencia de ella es la designación, tres años más tarde, de Juan Carlos de Borbón como sucesor del Caudillo “a título de Rey”. Fraga es el encargado de organizar el referéndum de aprobación de la ley y de hacer que la consulta se convierta también en una muestra de exaltación nacional a favor del Régimen. El 24 de noviembre, se dirige a los españoles a través de TVE, medio que controla férreamente: “Franco, el héroe hecho padre, que vela día y noche sobre la paz de su pueblo. ¿Quiénes se oponen? ¿a quiénes disgusta? La respuesta se puede oír en la rabieta que han pillado todas las emisoras comunistas: hay que boicotear la ley y el referéndum. Ya lo sabéis: Moscú, Praga, Budapest os piden que no votéis o que votéis en contra”. Al final, el resultado de la consulta constituye un nuevo éxito “por aclamación” para el Gobierno. Lógicamente, las cifras oficiales de votantes y el censo no cuadran. El 17 de enero de 1969 son detenidos en Madrid cuatro estudiantes acusados de haber repartido propaganda contra el Régimen: Enrique Ruano, María Dolores González Ruiz, Abilio Villena y José Bailo. La historia de Grimau se repite: Ruano cae al patio interior del piso de la calle de General Mola adonde lo ha trasladado la policía para efectuar un registro. Muere en el acto. Fraga organiza una nueva campaña de intoxicación y da a conocer el supuesto “diario” del estudiante en el que, según señala con perversidad el ministro de Información y Turismo, queda claro que Ruano sufría fuertes depresiones y estaba obsesión por el suicidio. Hay huelgas en toda España y en Granada tres obreros de la construcción son alcanzados por balas de la policía. Según Fraga, la fuerza pública sólo ha disparado al aire para disolver las concentraciones de protesta. Conservará ese mismo estilo cuando ejerza de titular del ministerio de la Gobernación del primer gabinete de la Monarquía. Treinta y tres años después de la muerte de Franco, continúa ejerciendo un cargo público: senador del PP. Y en el Parlamento vasco le reclaman.

lunes, 10 de noviembre de 2008

"El festín de Babette"

EL FESTÍN DE BABETTE
DINAMARCA, 1987, 99 min, color, Danés
Drama
Está basada en este breve cuento de Isak Dinesen, pseudónimo de Karen Dinesen, a la que todos conocemos por su novela “Memorias de África” ( o su adaptación cinematográfica).“El festín de Babette” es, como digo, un relato breve que narra la historia de dos hermosas hermanas, hijas de un pastor luterano, que en el pueblo noruego de Berlevaag había fundado un pequeño grupo piadoso. Muerto el venerable maestro son sus hijas, educadas en la austeridad y dedicadas a realizar obras de misericordia, quienes se encargan de mantener viva la memoria de su padre y de las enseñanzas de éste.Nuestras hermanas tienen una criada francesa, Babette, huida de París a consecuencia de los hechos de la Comuna, en los que su marido e hijo han fallecido. Las hermanas habían aceptado con cierto recelo la llegada de una mujer que llega directamente de la ciudad del pecado, envuelta en la sospecha de ser ella misma una communard, pero la admiten bajo su techo por haberles sido encomendada por un viejo amigo, y porque en su vida sólo conocen la caridad.Desde la llegada de Babette han pasado quince años, en los que ha servido a sus señoras con abnegación y fidelidad, cuidando de los intereses de las hermanas como de los suyos propios. Al transcurrir los quince años, se cumple también el centenario del nacimiento del padre y maestro, y la buena sirvienta demanda permiso de sus señoras para preparar una cena que celebre tan magno acontecimiento.Las piadosas hermanas, a pesar de considerar tal ceremonia un lujo innecesario y tal vez pecaminoso, acceden al ruego de su criada por ser la primera vez que en quince años demanda nada de ellas. Y así, asombradas y asustadas, asisten a los preparativos de un fabuloso festín. Babette se hace traer de París fabulosas viandas y exquisitos vinos con los que agasajar a los invitados a la cena, que paga con los cien mil francos ganados con un billete de lotería premiado.La noche señalada los viejos discípulos y seguidores del venerable maestro viven una experiencia a caballo entre lo místico y lo sobrenatural al saborear los deliciosos platos y los finos vinos, del menú compuesto por Babette. Ninguno de ellos es consciente de las finezas que saborean, a excepción de un viejo general, conocedor de la vida mundana, que reconoce cada uno de los elaborados platos franceses que en esa humilde casa noruega le sirven esa noche.Un sentimiento de felicidad, de alegre hermandad, une esa noche a los asistentes a la cena, cerrando así viejas heridas que amenazaban con disolver el pequeño grupo. Cuando, al terminar la velada, las hermanas acuden a la cocina a agradecer a su fiel Babette la espléndida cena que a ofrecido a sus invitados, la criada les sorprende con la confesión de que esa cena, que se ha llevado íntegro el importe del premio, no ha pretendido ser un obsequio en reconocimiento a la caridad de las hermanas, sino una satisfacción que la propia Babette se ha querido otorgar a si misma.Pues la sirvienta, antes de venir a parar a criada de las puritanas hermanas por culpa de su pasado de communard, que la obligó a huir de Francia, fue el más famoso chef del más famoso restaurante de París. Cocinar es para Babette un arte, a través del cual y por su diestra ejecución es capaz de otorgar la felicidad a la gente que disfrute de sus platos. Un arte que ha permanecido oculto durante quince años, mientras guisaba sopa de cerveza y rudimentarios platos de bacalao. Pero un arte que pide a gritos brotar y que se aprovecha de la ocasión que le proporcionan esos cien mil francos que la suerte pone en sus manos.En lugar de regresar a su patria, dejando la humilde casa de las caritativas hermanas, Babette prefiere preparar una cena como las que antaño le proporcionaron fama y nombre, no por el placer que proporcionará a unas grises gentes que ni siquiera sabrían nombrar los elaborados manjares que esa noche prueban. La felicidad de ellos es secundaria, pues el verdadero gozo es el de la cocinera que ha podido volver a ejercer su arte, acallado durante tanto tiempo.Una sencilla pero hermosa fábula acerca de la imposibilidad de ocultar el genio, cuando se tiene; de la necesidad de dejarlo brotar, no tanto para el deleite de los demás, como por la satisfacción de uno mismo.

miércoles, 29 de octubre de 2008

OBAMA Y EL GATOPARDO

OBAMA Y EL GATOPARDO
Nazanín Amirian. Profesora de Ciencias Políticas de la UNED
Público, 29/10/2008

Alguien sugirió que el hecho de que Calígula nombrase cónsul a Incitato, uno de sus caballos, no era tanto una manifestación de su perverisidad como una insinuación de que aquel imperio podía seguir su curso al margen del hacer de sus honorables senadores.
En Oriente Próximo, los viejos políticos ya saben que, gobierne quien gobierne en Estados Unidos, nada va a cambiar en aquella azotada y sufrida región. De hecho, al igual que en las anteriores elecciones en EE.UU., las próximas no supondrán ningún cambio sustancias en la vida de los excluidos y marginados de la propia superpotencia ni mucho menos para los invadidos y desheredados del planeta, pues saben que "la puerta seguirá girando sobre las mismas bisagras".
Sólo los ingenuos se dejan llevar por un espectáculo en el que Barack Obama actúa como progresista y pacifista y John McCain juega el papel de continuista y el conservador. Es propio de las sociedades víctimas del pensamiento único aplicar un maniqueísmo irreal e irracional a sus ídolos y a sus enemigos: los buenos y los malos, los héroes y los villanos...... Las diferencias, pequeñas y de forma se centrar únicamente en asuntos domésticos, mientras comparten las grandes líneas de la infantil batalla de castigar a los malos en la oscura "lucha global contra el terrorismo", llevada a cabo por Bush hasta sus más graves consecuencias. Una campaña producto de una agenda militar cuya justicia moral y legal y sus consecuencias humanas y políticas no se cuestionan ninguno de los candidatos.
Barack Obama ya lo ha dejado claro, no vaya a ser que algún soñador esperase lo contrario: su lema de cambio no afectará a los intereses tracidionales de Washington en Oriente Próximo. Mientras se opone al regreso de los refugiados palestinos a sus hogares y guarda silencio ante el cruel bloqueo económico aplicado por Israel a los civiles de Gaza, garantiza la supremacía militar de su aliado frente a todos los países de la zona, para dejar en un mero plagio de sus antecesores su apuesta "por la creación de un Estado palestino". Obama ha ido alejándose de sus primeras declaraciones hasta acabar adoptando el discurso bushiano de los últimos años. Respecto a Irán, pasó de "intentaré un diálogo sin imposiciones para solucionar nuestros problemas", a "el peligro de Irán es serio y mi objetivo será eliminar esa amenaza", una vez regresó de la obligada visita a Israel. De nuevo, el viejo cuento del respaldo de un Gobierno al terrorismo y la tenencia de armas de destrucción masiva, aunque de fondo asomará la doctrina Carter de "usar la fuerza si fuera necesario para acceder a los recursos petrolíferos del Golfo Pérsico", poderosa razón que ha unido a los demócratas y republicanos del Congreso en la decisión de otorgar ingentes millones al Pentágono en apoyo a las operaciones secretas en Irán, además de mantener sobre la mesa un futuro ataque preventivo sobre el país persa.
La única diferencia destacable entre los aspirantes a la Casa Blanca reside en dónde y cómo librar la madre de todas las batallas: ¿cerrar el caso iraquí con más tanques y misiles o controlar el territorio afgano?.
No se trata de que estas acciones tengan legitimidad, ni importa el número de bajas. El candidato republicano opta por derrotar no se sabe a quién en Irak, y el candidato demócrata, que antes hablaba del "regreso de los muchachos a casa", ahora relega esta decisión a los altos mandos militares. Su idea es mantener tropas "residuales" en el país árabe, invisibilizándolas, llevándolas a los cuarteles y a las bases militares de aquel país para después ocuparse de Afganistán y Pakistán, donde el fantasma de Bin Laden servirá para justificar más guerra "contra el terror" y cumplir los verdaderos objetivos de la ocupación en aquel Estado-tapón de Asia Central: crear bases militares en la frontera de China y en las repúblicas ex-soviéticas a fin de impedir que Rusia las recupere. De paso, vigilará a Irán; además, utilizará a Afganistán como puente terrestre y corredor de gaseoductos y oleoductos que saldrían de Turkmenistán y del Mar Caspio hacia el Mar de Omán para, así, poder controlar las rutas de energía que mantienen las economías de China, India y Rusia. Para esta empresa, Obama propone enviar 10.000 soldados más en un despliegue militar por la frontera afgano-paquistaní y entender la guerra a Pakistán, "nido de los talibanes" -una peligrosísima aventura-, además de infringir el derecho internacional y atacar el territorio de un país soberano.
¡Que se tranquilicen los poderes militares! Con Obama, sus intereses también estarán a salvo: ejecutará el presupuesto de Defensa de 585.000 millones de dólares, aprobado con mayoría de votos demócratas, uno de los mayores presupuestos militares de EE.UU. desde la Segunda Guerra Mundial. Como aperitivo, el candidato a la vicepresidencia de Obama, Jose Biden, afirma que Rusia, China e India son las principales amenazas a la seguridad nacional de EE.UU. Miedo, seguridad y gastos militares para una nueva Guerra Fría y muchas de alta y baja intensidad.
Los demócratas y las guerras
A pesar de la imagen belicista que ha dado Bush a los republicanos, las grandes intervenciones militares de EE.UU en otros países las emprendieron los presidentes demócratas: Woodow Wilson invadió Nicaragüa, Haití y República Dominicana; Harry Truman entró en la historia por autorizar el lanzamiento de la bomba atómica contra los civiles en Hiroshima y Nagasaki, y luego agredió Corea para dejarle el mando a otro demócrata, Kennedy, del ataque a Vietnam; su sucesor, Lyndon Johnson, ordenó la invasión a República Dominicana en 1965 y, más recientemente, Bill Clinton atacó a Haití y Yugoslavia, bombardeó Sudán, Afganistán, Irak y Somalia.
¡Habrá cambios para que todo siga igual!: Obama puede hacer converger las tradiciones demócrata y republicana.

sábado, 1 de marzo de 2008

CONSEJO CIUDADANO: CREAMOS ESPACIOS RENOVABLES DE IGUALDAD Y DE PARTICIPACIÓN DIRECTA


Isabel Galeote Marhuenda
"Campillos Participa"
Hoja Informativa del Presupuesto Informativo
Febrero 2008 nº 3


Tal y como no se otorga la libertad sino que se conquista, el espacio de participación directa que suponen el Consejo Ciudadano y el proceso de Presupuestos Participativos, no se consigue, ni se da, ni se regala, ni se presta. Este espacio se construye. Lo construimos entre todas y todos, convirtiendo la participación ciudadana, no en la relación directa de los cargos públicos electos con la ciudadanía, sino en hacer política con, por y para el mismo pueblo que los ha elegido.

Somos gentes convencidas de que con el Presupuesto Participativo se puede demostrar, también, que con la intención de crear mecanismos eficaces de participación mediante el compromiso del Gobierno Local de hacer aquello que ha decidido la población, se pueden romper las cadenas y las barreras burocráticas que separan al pueblo gobernado de quien les gobierna, así como de l@s tecnócratas, y es esencial para formar una ciudadanía activa, movilizada, viva en una democracia también viva. Entre todas y todos lograremos que l@s ciudadan@s conozcan y se interesen por las cuestiones públicas y decidan sobre ellas, transformándonos por tanto en los y las protagonistas de nuestro propio presente y futuro.

El proceso de Presupuestos Participativos puesto en marcha en nuestro pueblo, de unos pasos más hacia delante en la generación de cambios y la transformación de la cultura de funcionamientos de la administración pública.

Por último, tan importante como los resultados reales del Presupuesto Participativo, es la recuperación de la Ciudadanía de Campillos y su despertar ante una activa participación en los asuntos públicos. Los resultados del Presupuesto Participativo no pueden ni deben ser juzgados sólo por las cifras y los porcentajes, aunque sean fundamentales para demostrar que la participación, la transparencia y la democracia pueden hacer que el gasto público de nuestro Ayuntamiento sea muchos más eficiente y eficaz. Se puede lograr el ideario de cualquier gobernante: que las inversiones que proponga el pueblo y que por tanto corresponden mejor a las necesidades de la población, confluya con su programa político. Todas y todos juntos construiremos más y mejor. No cabe duda que se trata de una apuesta valiente el que la voz del pueblo sea escuchada y su voluntad respetada.

¡¡¡Ven y participa en las Asambleas de tu Zona!!!
¡¡¡Contribuye con la ruptura de la pasividad y el desarraigo social!!!