viernes, 14 de enero de 2011

REVUELTA DEMOCRÁTICA EN TÚNEZ Y SILENCIO INTERNACIONAL."¡¡URGENTE!!: ÚLTIMAS INFORMACIONES DESDE TÚNEZ: GOLPE DE ESTADO A LAS 17 HORAS. LA POBLACIÓN TUNECINA PIDE SOCORRO, DICEN QUE ES UN CAOS

Durante el día de hoy Túnez vive bajo un despliegue militar. La situación es extremadamente grave. La armada se ha revelado contra el Presidente Ben Ali hasta que se ha perpetrado el golpe de estado militar. Las calles están tomadas por el ejército y disparan por cualquier cosa. Hay órdenes expresas de disparar a cualquier civil que se encuentre en la calle después de las cinco de la tarde hasta las siete de la mañana. Al parecer, la familia del Presidente Ben Ali quiso salir del país y el ejército se lo impidió en el aeropuerto. Hubo un enfrentamiento armado entre el cuerpo de protección del presidente y los militares rebeldes. En estos momentos el ejército tiene el control del país. El despliegue militar ha comenzado hace unas horas en plena capital tunecina. A la población se le ha avisado que en unos minutos darán una noticia muy importante. Esperan un militar autoproclamado presidente.


Han destruido unas cárceles en Binzart y Nadhur. Se han fugado varios presos.


VIDEOS EN YOUTUBE:

VIDEO 1:


VIDEO 2:


VIDEO 3:


VIDEO 4:



El gobierno tunecino reprime brutalmente las revueltas populares que piden condiciones dignas en un país asolado por el paro, la precariedad y la pobreza. La policía y el ejército ya han asesinado a más de medio centenar de personas en el vigesimosexto día de protestas. Tenemos que responder ante estos crímenes.

Según datos de sindicalistas, militantes y medios alternativos tunecinos ya han sido asesinadas más de cincuenta personas solo en los últimos tres días. El número total desde que comenzaron las revueltas se desconoce, y la cifra de heridos, detenidos, torturados y desaparecidos es difícil de calcular. El gobierno está reprimiendo las manifestaciones, convocadas a diario, a través de la policía y el ejercito, a los que ha dado vía libre para usar cualquier medio. Estos acuden a las concentraciones armados con martillos en lugar de porras y han sustituido las pelotas de goma por balas reales. Las fuerzas de Ben Alí han llegado al extremo de abrir fuego contra los asistentes al funeral de tres adolescentes asesinados pocos días antes durante una protesta. El dictador también ha destituido al Jefe del Estado Mayor de los Ejércitos por negarse a disparar sobre los manifestantes poniendo en el cargo a “un militar más obediente”.

Se están bloqueando los accesos a Internet, se han cerrado los pocos medios de comunicación que escapaban al control del gobierno y se están censurando todos los perfiles de Facebook que se solidarizan con las revueltas o intercambian información. Las universidades e institutos, que suponen el lugar de reunión más importante de los estudiantes para organizar las acciones, han sido cerrados indefinidamente. El ejército también ha tomado el control de los hospitales, donde hay escasez de sangre para los heridos que necesitan transfusiones. Hay pueblos y ciudades enteramente aislados por las fuerzas del gobierno o donde han sido tomadas medidas que van desde el toque de queda hasta las detenciones ilegales. A las 12 de la noche del martes 11 de enero llegan noticias desde barrios de la capital asediados por la policía y el ejército, que habría usado de nuevo armas de fuego contra los manifestantes, provocando de nuevo -según algunas fuentes- una decena de muertos.

Las revueltas comenzaron de forma espontánea en el centro del país el día 17 de diciembre, cuando la policía le confiscó sus mercancías a un informático desempleado que se dedicaba a la venta ambulante. El joven, ante la agresión de la policía, se suicidó al grito de “no al paro, no a la miseria”. Esto desencadenó movilizaciones entre la población local, que fueron respaldadas por las localidades vecinas. Se desató a partir de aquí una ola de manifestaciones en zonas cada vez más amplias de Túnez, a las que se unieron pronto grupos de campesinos, obreros, mineros, estudiantes y parados, junto con colectivos de abogados, periodistas y artistas contrarios al régimen. Se convocaron huelgas en varios sectores, que tuvieron un seguimiento considerable. A medida que las protestas se han ido extendiendo y acercando a la capital, el gobierno ha ido recrudeciendo la represión, lo cual solo ha conseguido masificar el movimiento, a pesar de la falta de una organización bien coordinada, de la ambigüedad del sindicato UGTT y de la censura de los medios de comunicación. Todo el país está ahora mismo movilizado, y cada día se convocan manifestaciones cada vez más radicales y menos dispuestas a echarse atrás. Una huelga general se anuncia para los próximos tres días en las principales ciudades del país. Ha aumentado también el número de personas que se han suicidado como forma de protesta, muchas de estas quemándose a lo bonzo; entre ellos se cuenta incluso un estudiante de bachillerato. Ante esto el gobierno ha reaccionado cortando la electricidad en numerosos barrios de la capital después de que una mujer con sus tres hijos amenazara con matarse subiéndose a los cables de alta tensión. Los estudiantes toman parte cada vez más activamente en las revueltas, en su condición de futuros parados o trabajadores precarios, posicionándose firmemente contra los ataques neoliberales y la situación política y económica actuales. Los estudiantes también han tomado varios institutos y facultades, y hay fuentes que afirman que algunos de ellos ya han sido asesinados por la policía. Las reivindicaciones de los que participan en lo que algunos medios están llamando “la Intifada tunecina” son claras y demuestran toda la rabia acumulada durante veintitrés años de dictadura feroz y de represión sistemática en un país que, además, como aliado de Europa y amigo de occidente, es también víctima de la economía capitalista.

Ante esto, la comunidad internacional se calla, o se limita a llamar la atención al Presidente por su incapacidad para mantener la “calma” entre los ciudadanos. Francia ha llegado más lejos, declarando que sus relaciones con Túnez son buenas y que van a seguir siéndolo. Sin embargo en París, en Berlín y en otras ciudades europeas ya se han convocado concentraciones frente a las embajadas tunecinas por parte de organizaciones de izquierdas y anticapitalistas.

Creemos que, como internacionalistas, es necesario que demostremos nuestra solidaridad con el pueblo tunecino, no solo porque está siendo víctima de una represión indiscriminada, sino porque es un ejemplo más de las luchas que se llevan librando durante los últimos meses en Europa contra este sistema y sus ataques neoliberales, y que son prioridad nuestra como anticapitalistas.
 
Izquierda Anticapitalista, Ecologistas en Acción, Casapueblos, CGT, ACSUR-Las Segovias, Asociación Paz Ahora, Cristian@s de Base, Reconstrucción Comunista.
 
REVUELTA DEMOCRÁTICA EN TÚNEZ Y SILENCIO INTERNACIONAL
Ramón Lobo
 
 

VÍDEOS

Revuelta en Hammamet


video


Que nadie se alarme: no es una revuelta islamista. Los que no están muertos están en la cárcel o en el exilio. "Esta es una revolución democrática y laica. Espero que pronto podamos ser la primera democracia árabe", me asegura desde la capital tunecina por teléfono una persona que, por razones de seguridad, debe mantener el anonimato. Pese que se trata de una revuelta popular contra una dictadura, la Unión Europea guarda silencio. También España, que tiene grandes negocios en la zona. Callar y ver por dónde sopla el viento. El arte es estar con el ganador, pero antes hay que saber quién gana. Hay dictaduras de primera y de segunda, amigas y enemigas, útiles e inútiles.

"No hay coches en la calle. La gente los ha aparcado en sus garajes o sacado de la ciudad para que no sufran daño. El Gobierno ha impuesto el toque de queda. Tenemos que estar en casa desde las cinco de la tarde. Ellos no lo llaman toque de queda, pero Al Yazeera, sí; el Gobierno solo dice que debemos permanecer en casa y que los que trabajan en el turno de noche estarán vigilados. El primer ministro [Mohamed Ghannouchi] ha prometido crear 300.000 puestos de trabajo. Ya no tienen credibilidad. ¿Por qué no lo hicieron antes? Han robado mucho y la gente está harta. La familia del presidente está fuera del país. Su mujer, en Dubai, y su hija favorita acaba de llegar a Canadá. Espero que esto sea el final", continúa la fuente.

Que el presidente Zine al Abidine Ben Alí, ordene investigar la corrupción en Túnez parece una broma, una provocación. Todas las dictaduras terminan así, creyéndose su propio cuento, el cuento oficial. A menudo es el desprecio a sus ciudadanos-súbditos lo que les empujar a fantasear; otras, la inercia de no tener que rendir cuentas ante nadie. Bajo una dictadura se produce una pérdida colectiva de la honestidad. Afecta todos, sobre todo al tirano.

Ben Alí y su esposa Leila Trabelsi, uno de los personajes más odiados de Túnez, se hallan a la cabeza de la pirámide de la cleptocracia y son los principales beneficiarios de ella, según los cables de la embajada de EEUU en Túnez, revelados a través de Wikileaks. En ellos, los diplomáticos estadounidenses les llaman La Familia. Toda inversión extranjera pasa por ellos. Son los brokers, los intermediarios, los dueños de la finca.

Los informes de Aminstía Internacional y Human Rights Watch denuncian, además, la existencia de un Estado policial con cárceles secretas, desaparecidos y censura. En estos días, las redes sociales de Facebook y Twitter, las más usadas por los jóvenes, sufren apagones estratégicos. No son fallos del servicio ni problemas técnicos, es solo la costumbre: no hablar, no ver, no escuchar.

VIDEO:


Túnez, pese a su cara amable hacia el turismo, es la dictadura más dura del norte de África. Las protestas callejeras, que comenzaron en diciembre como ciberataques contra varias webs del Gobierno, son la expresión de una hartura generalizada. Pese a ser un país educado (se triplicó el numero de universitarios en la última decada) tiene una tasa de paro del 14%; entre los estudiantes universitarios el desempleo alcanza el 30%. Aun es pronto para saber si los incidentes de estos días con decenas de muertos (más de 50, según la oposición) son algaradas que terminarán apagándose o se trata del inicio de una revolución democrática, de terciopelo, naranja o lo que sea. Ben Alí mide los tiempos entre dos extremos: sobrevivir políticamente y terminar como Ceaucescu.


La muerte de Mohamed Bouazizi, de 26 años, que se quemó a lo bonzo en protesta por su situación económica ha sido la espoleta. El Túnez real, pobre, en paro y sin esperanza, ha salido a la calle. El Túnez del milagro económico que reflejaban todos los estudios de las instituciones internacionales era solo el decorado. Las medidas recomendadas por el FMI -como la subida de precios- han sido contraproducentes, pues han empobrecido a gran parte de la población. Precios altos y saqueo económico es una mala combinación.

VIDEO
http://www.youtube.com/watch?v=I-leqSiAA3Y&feature=player_embedded

Ben Alí ha utilizado los atentados del 11-S y el peligro islamista como justificante de su política de mano dura. Asusta el ejemplo argelino, con una larga y sangrienta guerra civil y un movimiento islamista radical. Los inversores quieren orden, no importa a qué precio. La mano dura tiene una condición económica, que no la perciban los turistas. Los turistas no miran mucho, solo hacen fotos. Tampoco preguntan, pero detestan la violencia visible. La invisible les parece parece folclore.


Los dirigentes políticos de los países democráticos no son turistas. No deberían mirar hacia otro lado ni comprar gangas en los mercados de artesanía. Los dirigentes occidentales deberían hablar, exigir. Tanta doblez, tanto doble lenguaje diplomatico y doble moral que perdimos el norte: no sabemos quienes somos ni qué defendemos. En Túnez es sencillo, allí defendemos la libertad.



2 comentarios:

mariaje15 dijo...

Hola Chavela, anteayer publiqué una de las noticias sobre Tunez en mi blog y curiosamente nadie ha comentado, no quiero pensar que sea porque no interesa la situación...de hecho, no sé si estaremos tan lejos en España de llegar a la misma situación que Tunez con la Dictadura Económica que ya vivimos y como encima llegara a ganar las proximas elecciones el PP ¡Me estoy temiendo lo que llegue a ocurrir!. En fin, en Castillla y León no sé pero en Avila siendo de mayoría Derechona no se ha movido nada la gente en favor de Tunez igual que no se mueven en favor del Sahara con la última Catastrofe en los Campamentos de la Dignidad y lo mismo que casi no se mueve nadie por Palestina ...¡Esto es un Asco de Silencio Cómplice con las Dictaduras y con los Estados Terroristas!
Si no tienes inconveniente me llevo la imagen primera a modo de Protesta y Solidaridad con Tunez
Saludos

Chavela dijo...

Verás, Túnez es un gran desconocido a nivel sociopolítico. No se ha movido nada en ningún lugar, sobre todo desde los partidos o coaliciones "tradicionales" de izquierda. Sí los compañeros y compañeras que convocaron la mani en Madrid. ¿Por qué será?. ¿Es que ya no tienen vocación internacionalista o sus responsables de Relaciones Internacionales no tienen la capacidad, información y formación suficiente como para conocer todos estos procesos que se están dando en tantos lugares?. Yo apuesto por, primero desinterés político, segundo desconocimiento de la política internacional....e historia, geografía, etc. etc.