viernes, 29 de agosto de 2014

RESPUESTA DE PACO BELLO A GUILLERMO "WILLY" TOLEDO: SIN ACRITUD, WILLY. FIN

Paco Bello
29/08/2014


Esto empezó aquí (enlace), y por mi parte, acaba ahora.

Antes de entrar en materia quiero aclarar dos o tres cuestiones que alguna gente no ha entendido o querido entender de mi anterior crítica y que sí me importan. La primera es que en ningún momento, Allende me libre, hablo mal del padre de Guillemo. Y sugiero al que así lo crea que revise el texto con mayor atención: de hecho os animo a leer siempre con mayor atención; también se lo recomiendo a algún periodista de medio pelo. Y segundo: si hago referencia a él, al padre de Willy, es porque es el propio aludido el que lo pone de ejemplo haciendo mención además a su condición de comunista. Y para muestra el botón del vídeo que incluí. Y más: sigo pensando que para los buenos entendedores era interesante el matiz sin necesidad de desarrollar un tratado de psicología. Y es que, por una cuestión de higiene mental, no siempre estamos dispuestos a dibujar los discursos con vivos colores.

Es evidente que podría haber sido mucho más tibio, o mucho más sutil. Pero no me lo pedía el cuerpo, qué le vamos a hacer. Y no me arrepiento de haberlo enfocado así.

El caso es que entre unas cosas y otras algo ha provocado que Guillermo nos muestre por fin (en esteenlace) aquello que debiera haber precedido a un twitt: argumentación. Porque con ella no hubiera habido caso, y porque sin ella es difícil conocer si hay motivos fundados que nos ayuden a mejorar (como siempre hace toda crítica constructiva), o es otro el motivo de semejante comunicado.

En lo que respecta a su opinión personal o a su análisis del sistema quiero pasar de puntillas, no me incumbe: dice algunas cosas que, más o menos, compartiría casi cualquiera sobre la situación actual y el desarrollo de la mal llamada democracia, aunque algunas estén basadas en lo que le ha llegado del romanticismo narrativo y activista. Me ha parecido claro que su discurso bebe de algunos clichés muy poco objetivos cualitativa y cuantitativamente de lo que fue la lucha tardofranquista y posfranquista. Y también, ya en el plano ideológico, dice otras muchas cosas en las que su propio criterio hace piruetas, pero eso es cosa suya. Mucho menos tengo pensado profundizar en las, según él, coincidencias de podemos con el PSOE del 78. Porque partiendo de lo que tiene que ver con su percepción, y dada la analogía que hace entre “el líder que salió de la nada” y Pablo Iglesias, y “El PSOE del interior y los arribistas” con los promotores de Podemos y el propio Podemos, ya está casi todo dicho. No me interesa. Quizá esa sea la base de este asunto: que Guillermo, como tanta otra gente, no los conocía a pesar de que algunos llevan treinta años en la política de verdad, la de las ideas. Y es verdad que otros no llevan tanto. Pero ni Alegre, ni Iglesias, ni Errejón, etc. que son los que pudieran por su edad ser cuestionados, acaban de empezar ni son ningún producto de nadie.

Y diré más. Tanto es así, que a algunos ni nos preocupa el programa de Podemos. Y esa confianza, tan importante cuando está fundada, parte precisamente del conocimiento; parte de saber quiénes son esos que están detrás y delante del nacimiento de este movimiento. Y no por lo que ellos digan que son, sino por haber disfrutado de sus trabajos y reflexiones públicas durante años. Y con todo, esas mismas personas que confiamos somos conscientes de que se podrán equivocar, claro que sí. Pero igualmente lo somos de que la voluntad que les mueve es mucho mejor y más sana y limpia de lo que pueda percibir cualquiera que acabe de conocerlos, que no les haya leído, y que no haya seguido sus trayectorias.

Pero ya que hablamos de programas, y dirigiéndome directamente a ti, vamos al meollo de tu ‘argumentación’ al respecto, Guillermo, que eso es lo que importa:

Dices (y destaco en negrita lo más llamativo):

En el capítulo tercero, “Órganos de representación, gobierno y administración” nos encontramos que:

LA ASAMBLEA CIUDADANA: está integrada por todos los y las afiliadas de Podemos. Es el

ÓRGANO SOBERANO del partido y se reúne con periodicidad bianual tras ser convocada por

el Consejo Ciudadano. . Un pero, y no menor: se reúne cada dos años, mediante convocatoria del Consejo Ciudadano.

Estimado Guillermo, ‘bianual’ significa dos veces al año, lo otro es ‘bienal’.

Y este aspecto, el primero de los tres que abordas, lo centras todo en esa premisa falsa:

En resumen: si la Asamblea Ciudadana, cuyas decisiones son SOBERANAS, se reúne cada dos años, y en ese período, muy largo en política, corresponde a la Portavocía, (P.Iglesias), y a la Coordinadora, (P.Iglesias y acólitos), ADAPTAR A LAS CIRCUNSTANCIAS, osea, saltarse a la torera, si así lo considerasen oportuno, las decisiones de la Asamblea. Esto, en mi opinión, confirma, no sólo la inutilidad y el poder de la Asamblea Ciudadana, sino, y en mucha mayor medida, el de los Círculos .En Podemos son, y con toda probabilidad seguirán siendo, Pablo Iglesias y sus amigos, los verdaderos “capos” de la organización.

No haría falta comentar nada más, porque evidentemente el poder sí es de la Asamblea Ciudadana que se reúne dos veces al año. Pero cuando a ti se te llena la boca con cosas como estas: “No soporto esa condescendencia y supuesta “superioridad intelectual” de aquellos que toman a “los ciudadanos” por estúpidos, que creen que ellos saben algo que las demás ignoran, que no entenderían y, por tanto, que deben utilizar mensajes lo más simples, que no sencillos, posibles.”, no entiendo que después cuestiones lo que ha elegido en listas abiertas esa misma gente que dices que no es estúpida. ¿En qué quedamos?

Y en otro punto que no es opinión (y ya no hay mucho más porque solo tratas tres), dices:

Falta el famoso “derecho a la revocación de la Portavocía”, copiado, pero no tanto, de la Constitución Bolivariana de Venezuela. En ese país, y por primera vez en la historia constitucional, la Carta Magna ofrecía la posibilidad de revocar al Presidente de la República. ¿Los requisitos para convocar el Referéndum Revocatorio?: conseguir las firmas de un 20% de electores

Vayamos por partes. Tú hablas de la revocación de un Presidente, y lo comparas con la revocación de un cargo interno de una formación. En este caso el de portavoz. Y no tiene nada que ver, es evidente. Así que en realidad no sabes qué plantearía Podemos en un caso así (aunque depende de lo que voten los mismos ‘estúpidos’ o ‘no estúpidos’ que aprobaron ese sistema: la gente). En todo caso dudo mucho que Podemos propusiera ese mismo método en una nueva Constitución. Pero bien, para el caso, y teniendo claro que son dos cosas muy diferentes, nos sirve para comparar.

En el caso de Podemos ha de transcurrir un año para plantearlo, y en la Constitución que pones de ejemplo ha de transcurrir la mitad del periodo para el que fue elegido el funcionario, que en en cuanto a la presidencia de Venezuela sería el equivalente a 3 años (la Presidencia es de 6).

Artículo 72: Todos los cargos y magistraturas de elección popular son revocables. Transcurrida la mitad del período para el cual fue elegido el funcionario o funcionaria, un número no menor del veinte por ciento de los electores o electoras inscritos en la correspondiente circunscripción podrá solicitar la convocatoria de un referéndum para revocar su mandato.

Por otro lado dices:

“El/la Portavoz de Podemos podrá ser revocado de su cargo a través de una Asamblea Extraordinaria convocada a tal efecto. La convocatoria de una Asamblea Extraordinaria con tal objeto deberá formularse a solicitud de UN NÚMERO DE AFILIADOS SUPERIOR EN AL MENOS 1 AL NÚMERO DE VOTOS CON EL QUE RESULTÓ ELEGIDO EL/LA PORTAVOZ EN LA ASAMBLEA ORDINARIA QUE LE DESIGNÓ PORTAVOZ. Un proceso de tales características no podrá iniciarse hasta que haya transcurrido, al menos, un año natural desde la elección del/a Portavoz”.

Usease que si ,por ejemplo, Pablo Iglesias fuese elegido por, pongamos, el 70% de los afiliados en la Asamblea Ciudadana, (porcentaje nada descabellado viendo la adoración que suscita el líder), se necesitaría ¡¡¡el 70% más un voto!!! de afiliados para removerle de su cargo de Portavoz, un ¡¡¡50%!!! más que en Venezuela.

Creo que lo planteas mal, bueno, no, de hecho lo planteas mal. No sería para revocar su cargo, sino para convocar a la revocación. En Venezuela ocurre justo lo contrario, porque para convocar hace falta solo un 20% del electorado (aunque es mucho más laborioso y complejo captar un 20% de firmas en toda una nación que un 70% entre los miembros de un partido), pero para revocar hacen falta el mismo número de votos o más que los que hubiera obtenido el ‘revocable’ en la elección.

Cuando igual o mayor número de electores y electoras que eligieron al funcionario o funcionaria hubieren votado a favor de la revocatoria, siempre que haya concurrido al referéndum un número de electores y electoras igual o superior al veinticinco por ciento de los electores y electoras inscritos, se considerará revocado su mandato y se procederá de inmediato a cubrir la falta absoluta conforme a lo dispuesto en esta Constitución y la ley.

O sea, supongamos que han votado 10 millones de venezolanos a favor de un Presidente… pues para revocarlo hace falta que voten a favor de esa revocación (no el total de votos) un mínimo de 10 millones de venezolanos. Lo de los porcentajes de participación para la validez de la consulta solo tendría importancia cuando el número total de votantes previos hubiera estado por debajo de ese mismo porcentaje (lo digo para que no demos pie a la confusión). Imagina ahora que ese Presidente hubiera obtenido el 80% de los votos con una alta participación: ¡harían falta, primero, una alta participación, y si se diera una similar, otra vez un 80% de los votos!

Y ambos sistemas están bien. La revocación debe existir, por supuesto. Pero no debe ser sencilla, porque de lo contrario para algunos que tienen mucho poder sería muy fácil desestabilizar gobiernos. O dicho de otra forma: para revocar hace falta que el pueblo lo tenga claro. Hoy estoy seguro de que a Rajoy, por ejemplo, y contando con que cualquiera de estos métodos se refiriera al electorado, se le revocaría.

Para concluir tu demostración dices una cosa más:

En cuanto a la presunta financiación “popular”, al margen de los bancos, que tienen a partidos y sindicatos secuestrados y a merced de sus intereses, repasemos el siguiente Artículo:

Artículo 18-d: “Serán recursos del partido: Los fondos procedentes de los préstamos o créditos que concierten”. Hostis tú, pero no habíamos dicho que NADA de préstamos o créditos a los Bancos, ¿o es que le pedirán los créditos al vecino de abajo? .Creo que esto merece una explicación por su parte.

En fin, amigas y amigos, si esto es Democracia interna, que venga Kropotkin y lo vea.

Ya te doy yo la explicación. Aunque si hubieras tomado unos minutos para buscarla no haría falta.

Este articulado que encontrarás en el enlace al Ministerio de Interior se conoce como “Esquema mínimo deEstatutos“. Supongo que no hará falta decirte lo que significa.

Y aquí acaba todo lo que has planteado que no fuera opinión.

Be bianual, my friend

Hay quien me ha preguntado que por qué te dedico tiempo, y también quien ha dejado señales sobre lo innecesario que es hacerlo. Pero es muy fácil responder: primero porque, paradójicamente, eres alguien conocido y valorado por algunos estratos sociales mediatizados/politizados. Y segundo, porque replicando tus argumentos expongo la realidad de una parte de la ideología de escaparate. Y hay un tercero y un cuarto. Es también porque te tengo respeto, como a cualquier persona que intuyo decente, y además lo hago porque los debates (y rifirrafes) entre la intelectualidad comprometida de este país los leemos cuatro gatos, y porque lo que de verdad llega a la gente que decide gobiernos es este tipo de cuestiones presuntamente superficiales.

Ser y estar, amigo Willy, no son el mismo verbo en castellano. Como tú destacas con vehemencia, no solo has hablado de ello o hecho campaña a su favor, que es algo meritorio y muy loable, sino que has estado en Gaza, en el Sahara, en las fincas con los jornaleros, en… muchos lugares del mundo. Algunos, aunque quisiéramos hacer ese tipo de activismo (que no es mi caso, pero eso ya para otro día y en otro contexto) no podríamos permitírnoslo. Has estado, sí, es verdad: pero no eres un gazatí, ni un saharaui, ni un mantero. Tampoco eres otras muchas cosas. Yo he trabajado algunas campañas completas de vendimia y no me atrevería a ponerme en el lugar de un jornalero. Eres el fruto más vistoso del sistema que detestas. Ha sido la estructura capitalista la que ha facilitado que tenga repercusión lo que, en el ámbito de la política y el activismo, y no en la del cine o el teatro, diga o haga alguien como tú, y que acabes en todos los medios de comunicación. Y no es nada personal, no te lo tomes así, porque esto no va de ti, ni de mí. Yo no pongo en duda que seas una buena persona, pues de hecho creo sinceramente que sí lo eres. Tampoco sé si eres buen o mal actor. No veo la televisión, y no soy demasiado cinéfilo y en cualquier caso no soy nada patriota tampoco en lo del espectáculo. Lo que cuestiono, Guillermo, es al sistema que también tú detestas, y ya puestos, que, dadas tus convicciones (que es algo que tampoco pongo en duda), no hayas dedicado más tiempo a compaginar el sofá (o mejor el escritorio) con la calle para entender lo que haces y dices.

Preguntas ¿por qué yo no?, y claro que tú también tienes derecho a opinar, eso no te lo puede negar nadie. Pero si quieres que alguien serio te tome en serio, tienes que saber de qué hablas. Y siendo un tío comprometido como eres y si no quieres perjudicar a los que defiendes, pensar en tu responsabilidad como actor conocido que ha buscado jugar otro rol.

Y por favor, dejémonos de listos y tontos, y de condescendencias. Mal argumento es ese. Porque algo difícil es entender la física cuántica; pero saber hasta dónde podemos llegar, y saber lo suficiente de política como para posicionarnos según nuestros valores y carácter, está al alcance de cualquiera que se lo proponga. O si no te lo propones, en lugar de intentar hacer de la ignorancia virtud, lo mejor es escuchar y ser más humilde con aquell@s que sí se lo propusieron. Se trata solo de sentido común, “camarada”.

No hay comentarios: