miércoles, 5 de septiembre de 2012

5 DE SEPTIEMBRE, DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER INDÍGENA


La Asamblea Universal de las Migraciones saluda en su Día Internacional a las Mujeres Indígenas andinas, amazónicas, de todo el Abya Yala y del mundo. Y reafirma que sólo con su participación plena, con su liderazgo, con su palabra y su acción, será posible vencer la crisis de la civilización occidental y hacer realidad el Buen Vivir.


Hace 230 años, el 5 de septiembre de 1782, una mujer indígena, valiente, indoblegable, pasó a la eternidad cuando fue ejecutada por las autoridades virreinales en el Qullasuyu, (La Paz), hoy Bolivia. En homenaje a esta aimara, Bartolina Sisa, quien había estado al frente de cerca de 100 mil indígenas rebeldes, al lado de su compañero Tupac K
atari, hoy se celebra en todo el mundo el Día Internacional de la Mujer Indígena, día que fue instituido por el Segundo Encuentro de Organizaciones y Movimientos de América en Tihuanacu (Bolivia), en honor a la lucha de esta guerrera que se opuso a la dominación y la opresión de los conquistadores y que fue brutalmente asesinada por las fuerzas realistas españolas.


Desde pequeña recorría junto a sus padres diferentes pueblos por el comercio de la hoja de coca. Allí pudo ver los atropellos que se cometían con las poblaciones indígenas.


Se casó con Tupac Katari, un joven aymara con el que compartía la misma convicción.


Ambos se unen a Túpac Amaro II y a su esposa Micaela Bastidas. Estalla la insurgencia aymara-quechua y Bartolina asume un papel de liderazgo.


Bartolina Sisa fue jefa de batallones indígenas donde demostró gran capacidad de organización, logrando armar un batallón de guerrilleros indígenas y también grupos de mujeres colaboradoras de la resistencia a los españoles en los diferentes pueblos del alto Perú. Sus hazañas y arrojo están representadas en el Sitio de La Paz y a Sorata donde tomó parte activa, ordenando represar el río que pasa por la ciudad para provocar una inundación que debía romper los puentes y aislar a la población, pero este plan fracasó puesto que el general realista, Segurola, recibió ayuda de cinco mil hombres que destruyeron los planes de los rebeldes. Tiempo después, Bartolina Sisa fue capturada, torturada y cruelmente asesinada.

Como ella, en todo el Abya Yala, miles de mujeres indígenas resistieron desde el primer día de la invasión europea al continente americano. Un año antes, Micaela Bastidas había sido también cruelmente ejecutada en el Qosqo. Porque a los invasores no les bastaba una victoria militar, necesitaban destruir su cultura, su identidad.
Pero no pudieron. Aquí están, siguen vivos, y haciendo realidad la promesa: “volveremos y seremos millones”. A lo largo de la Colonia y las repúblicas criollas, los ocultaron, los reprimieron, quisieron “asimilarlos”. Pero hoy reivindican su identidad originaria y pasan de la resistencia a la propuesta y la acción.


Y lo han logrado en gran parte gracias a ellas, las mujeres indígenas, que son las guardianas de la vida y de su identidad. De ellas que unen sus vientres a los de la Pachamama, hijas de la Madre Tierra, en sus comunidades, en sus organizaciones.


En esta lucha cotidiana por la defensa de los derechos de los pueblos indígenas y de sus propios derechos como mujeres, ellas van conquistando espacios, van visibilizándose, van articulándose y haciéndose cada vez más indispensables.


En el Perú, resistiendo a la minería para defender sus territorios, su salud, sus fuentes de agua. En Colombia, encerradas entre el fuego cruzado de un conflicto que les es ajeno pero que invade los territorios de sus pueblos. En Bolivia, discutiendo y aportando en la construcción de leyes para hacer realidad la plurinacionalidad y el Buen Vivir. En Ecuador, capacitándose y movilizándose para defender los derechos fundamentales de sus pueblos. Y en todo el Abya Yala, construyendo espacios, resistiendo y luchando junto a los hombres, a sus pueblos.

Se organizan, se articulan, en defensa de la vida. Se reunieron en una I Cumbre Continental de Mujeres Indígenas en Puno, Perú, mayo del 2009. Preparan su II Cumbre y construyen día a día su Coordinadora Continental de Mujeres Indígenas.

Derechos Específicos de las Mujeres Indígenas


Las mujeres indígenas tienen derechos que comparten con sus congéneres de todas las sociedades y culturas, y también derechos específicos que derivan de su condición particular en cuanto integrantes de pueblos indígenas. 


Sus propias organizaciones e instituciones que acompañan sus luchas los identifican del siguiente modo:
  • Derecho al respeto de la identidad cultural del pueblo al que pertenecen.
  • Derecho a su identificación como integrante de un pueblo indígena específico.
  • Derecho a no ser asimiladas ni obligadas a aceptar prácticas culturales ajenas y que atenten contra su propia identidad cultural.
  • Derecho a modificar costumbres y tradiciones sociales, culturales, económicas que dañen o afecten su dignidad.
  • Derecho a recuperar, como integrantes de un pueblo indígena, ciertas prácticas y tradiciones que las favorecen y dignifican como mujeres.

No hay comentarios: