jueves, 2 de septiembre de 2010

WINSTON CHURCHILL Y LAS PUÑALADAS TRAPERAS

Me contaron una vez una anécdota que no sé si sucedió realmente o tan sólo forma parte de la rumorología popular, no obstante yo os la narro a vosotros y vosotras, pues pedagógicamente hablando es bastante didáctica y elocuente en los tiempos que corren, sobre todo en estos últimos días.

Cuentan que en cierta ocasión, Winston Churchill recibió de visita en el Parlamento Británico a Dwight Eisenhower, para quien no lo sepa a ciencia cierta, a la sazón eran Primer Ministro de Inglaterra y Presidente de los Estados Unidos. Desde la parte del Parlamento donde estaban sentados los parlamentarios del grupo de Churchill, Eisenhower señaló al frente y le dijo

-Mira ahí están sentados tus enemigos

Churchill se giró hacia Eisenhower y le respondió

-No, no te equivoques, ahí enfrente están sentados mis contrincantes. A mis enemigos los tengo cerquita y en casa.

Cuando cuento este relato hay quien me pregunta -¿ya está, Isabel?- y entonces agrego una coletilla de mi propia cosecha

-No, veréis, los enemigos están realmente cerca, más cerca de lo que pensamos en ocasiones, porque hay que tener en cuenta que para dar puñaladas traperas y por la espalda, se suelen utilizar armas cortas, armas pequeñas y para eso es necesario estar muy muy cerca de la persona a la que vamos a traicionar…..o incluso matar.

Isabel Galeote Marhuenda

No hay comentarios: