lunes, 30 de agosto de 2010

CARTA DE ANTONIO VELÁZQUEZ E ISABEL TERRAZA, OBSERVADORES INTERNACIONALES EN LOS TERRITORIOS OCUPADOS DEL SAHARA OCCIDENTAL, AL SECRETARIO GENERAL DE LA ONU, BAN KI-MOON

Aaiún, Sahara Occidental, a 30 de agosto 2010

Yo, Antonio Velázquez Díaz de nacionalidad mexicana, junto a tres extranjeras de nacionalidad española, y cinco activistas Saharauis, hemos sido víctimas de una serie de violaciones de los derechos humanos por parte de la policia y militares de origen marroquí, en la ciudad del Aaiún en los territorios ocupados del Sahara Occidental.

La pasada noche del 23 de agosto 2010 a las 2 a.m. en la ciudad del Aaiún, esperando en casa del defensor de Derechos Humanos Saharauis Hmed Hammad para recibirlo a él y otros cuatro activistas, que venían de participar en la Universidad de Verano de Boumerdass en Argelia. Los policías vestidos de civil nos pegaron con porras (de mas de 75 cm. de largo), nos dieron puñetazos, patadas, nos empujaron, nos tiraron al suelo y nos escupieron, por el simple hecho de tener amistad con ciudadanos Saharauis. La casa estuvo sitiada desde más de 6 horas antes de que llegaran los defensores de Derechos Humanos. Rodeada por la policía uniformada, de civil y miembros del ejército, impidiendo el acceso a todas las calles colindantes y no dejando acceder a la población saharaui que quería recibirlos. Los ciudadanos saharauis que no pudieron acceder a la casa, se manifestaron en el barrio de Maatallah y fueron duramente reprimidos.

Durante nuestra estancia en los territorios ocupados del Sahara Occidental hemos sido víctimas de amenazas y persecución, los defensores de derechos humanos saharauis viven un arresto domiciliario y la libertad de expresión por parte de la sociedad es nula, cualquier intento de manifestación pacífica, es brutalmente reprimida y dictatorialmente sancionada con penas de cárcel, torturas, violaciones para ambos sexos, persecución y acoso por parte de las fuerzas policiales y militares marroquíes. En este territorio no existe ningún organismo de derechos humanos donde la población y los extranjeros, podamos denunciar y puedan dar seguimiento a nuestros casos. Como pasa en la MINURSO (Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum del Sahara Occidental) donde he podio observar el excesivo personal pero bastante incompetente al tardar casi 20 años en organizar un referéndum y negándose en denunciar los hechos del 23 de agosto donde fuimos víctimas mas de 20 personas. La MINURSO es un organismo amenazado por el gobierno del Rey Mohamed VI, donde la gran mayoría son empleados de origen marroquí, tienen sueldos elevados y no tienen ninguna autoridad en los territorios ocupados del Sahara Occidental. A mi parecer el Sahara Occidental es tan solo un destino turístico para los trabajadores de este organismo.

Pido que se investigue la situación actual de los presos políticos, ya que están viviendo una serie de torturas dentro de las cárceles marroquíes, en la cárcel negra del Aaiún, en las cárceles secretas y en cualquier lugar y en cualquier momento un ciudadano saharaui y en especial los presos políticos pueden ser víctimas de los sicarios del régimen. Me ha sorprendido mucho conocer los diferentes métodos de tortura que utilizan actualmente las fuerzas de seguridad marroquí, tales como: arrancarte las uñas, hacerte beber la sangre de algún compañero preso hasta que muera desangrado, que te bañen de gasolina y te prendan fuego en medio del desierto, obligarte a proporcionar información con descargas eléctricas en las orejas, que te saquen un ojo, inmovilizarte varios periodos de tiempo hasta atrofiar alguna parte de tu cuerpo, solo por mencionar algunas. Y esto sigue pasando diariamente a la población saharaui, por el simple hecho de exigir pacíficamente sus derechos que todo ciudadano del mundo debería tener. Me niego a creer que usted, como secretario general de la Organización de las Naciones Unidas, no tenga conocimiento de estos hechos, siendo que yo tengo 25 dias en el territorio y he sido testigo de muchas atrocidades. Cada noche he observado en la ciudad del Aaiún, las distintas manifestaciones pacíficas, las cuales organizan los ciudadanos saharauis que exigen su inconformidad hacia el régimen Alauí y piden un referéndum de autodeterminación. Estas manifestaciones son brutalmente reprimidas por parte de las fuerzas armadas y debido al bloqueo informativo, el mundo no lo sabe. Cabe mencionar que la población saharaui que sufre heridas y enfermedades, no tiene acceso a la sanidad y atención por parte de los médicos. He sido testigo como el padre saharui de un joven residente español, que tras una manifestación, la policia irrumpió en su casa agresivamente, destrozándole la boca a su madre y provocando un paro cardiaco a su padre de avanzada edad. Al llevarlo al hospital le negaron la asistencia médica y al pasar varios días ingresado sin atención alguna, pidieron mas de 13,000 Dirhams (1,300 euros) para poder atenderlo.

No olvidemos a la población saharaui que vive en los campamentos de refugiados en el desierto Argelino de la hammada, donde pude comprobar en visitas anteriores, la situación en la que viven, en una zona donde ni las plantas pueden crecer y a la espera de un referéndum de autodeterminación para poder en libertad regresar a su tierra y a su mar.

Para comprender el conflicto del Sahara Occidental, hay que conocer sus riquezas y los beneficios que generan. Denuncio que las costas del Sahara Occidental están siendo sobre explotadas por medio de tratados ilegales de pesca y los únicos beneficiados son familias amigas del Reino de Marruecos y la Unión Europea. He atestiguado la pesca de sardina en la ciudad de Dajla, en los territorios ocupados del Sahara Occidental, donde salen directamente a la ciudad de Agadir Marruecos, entre 30 y 35 camiones cargados con 38 tonelas de sardina cada uno, para ser enlatadas y etiquetadas como producto pescado en Marruecos. Hay que tener en cuenta que la sardina juega un papel muy importante, ya que diferentes especies se alimentan de ella y la pesca excesiva provoca un deterioro en la vida marina del Sahara Occidental. El tratado de pesca entre Marruecos y la Unión Europea con vigencia hasta marzo del 2011, viola las leyes internacionales, y como es de su conocimiento, la ONU no reconoce a Marruecos como potencia administradora de las riquezas del Sahara Occidental y por lo tanto “no esta en posición de vender recursos pesqueros ni otorgar licencias para explotar sus recursos”, pero aún con la negación de la Organización de las Naciones Unidas, Marruecos sigue sobreexplotando el territorio. Entonces ¿Que organismo tomará las medidas necesarias para evitar tal robo de las riquezas? He podido observar que la mayoría de lanchas o botes pequeños son de origen marroquí, ya que las licencias son otorgadas a 1 de cada 5 saharauis, en resumen, un pescador saharaui no puede dar de comer a su familia, ante la impotencia de ver como pescan toneladas para ser transportadas a Europa, generando una discriminación laboral, etnica y racial.

Entrando en el tema de la agricultura, he podido observar la explotación de la tierra por medio de invernaderos en todo el desierto Saharaui, donde se produce tomate y pimientos, trasladando ciudadanos del norte de Marruecos, específicamente del Rif, viviendo en casas de cartón y generando que la población nativa no tenga acceso a esos puestos de trabajo. Esta es otra manera de colonizar. La manera de sustentar los invernaderos en medio del desierto es a través de las bolsas de agua, otra riqueza de la que poco se habla, pero que esta siendo explotada para el riego diario de los cultivos. Existen 11 zonas de extracciones ilegales de agua en todo el Sahara Occidental, siendo ésta, la más grande del norte de África. Desde el año 2003, las autoridades marroquíes, han despojado de sus tierras a familias saharauis, siendo gestionado el terreno para cultivo por 3 empresas, una de ellas de origen Francés.

También he observado que una empresa marroquí, esta haciendo un estudio detallado de la zona, para seguir destruyendo montañas y cerros, para transportar grava al norte de Marruecos y Europa. Sin olvidar la situación de los trabajadores de las minas de fosfatos de Phosbucraa y la sobreexplotación de los fosfatos, siendo Marruecos el primer exportador a nivel mundial, gracias a lo extraído ilegalmente en los territorios ocupados, manteniendo su filosofía de enriquecimiento por medio de la explotación, también con los recursos minerales del Sahara Occidental.

Yo, Antonio Velázquez, denuncio que junto a mi compañera Isabel Terraza, estamos actualmente amenazados de muerte y bajo acoso constante por parte de las autoridades policiales de la ciudad del Aaiún, viviendo prácticamente un arresto domiciliario. Ya hemos podido comprobar que las fuerzas policiales marroquíes no respetan los acuerdos internacionales y pisotean todo derecho humano, como pasó con 14 ciudadanos españoles, de origen Canario que el día 28 de agosto, en esta, la ciudad del Aaiún, en un acto heroico, se han manifestado pacíficamente en apoyo a la población saharaui, que día a día vive en carne propia la represión y sometimiento a una política de exterminio a su propia cultura y tradiciones. Los 14 ciudadanos españoles han sido torturados y regresados a su país al día siguiente, simplemente por exigir el derecho de igualdad para los ciudadanos saharauis, bajo el amparo de la libertad de expresión que nuevamente nos demuestran las autoridades marroquíes que en estos territorios no existe. La familia que nos ha recibido durante nuestra estancia en los territorios ocupados del Sahara Occidental, teme por las represalias hacia ellos y en todo momento tienen miedo de que al irnos de la ciudad del Aaiún, les torturen, les desaparezcan y maten.

Los observadores de derechos humanos Isabel Terraza Rebollo y Antonio Velázquez Díaz pedimos que nos ayuden a salir de la ciudad del Aaiún por parte la embajada de México, ya que no confían en ningún otro representante y en anteriores ocasiones, cuando se presento el enviado por la embajada Española, recibimos insultos y tememos que nos entreguen a la policía marroquí. Que implicaría propiciar una golpiza y deportación del ciudadano mexicano residente en Barcelona, de acuerdo a las amenazas recibidas.

Hago un llamado para que a Médicos Sin Fronteras y Cruz Roja Internacional se le permita entrar y atender a los pobladores Saharauis, ya que no hay ayuda para los heridos a manos de las fuerzas policiales de Marruecos.

Exijo que se revisen los acuerdos de pesca y contratos de trabajo de todo el personal de las empresas españolas, tal es el caso de la minera Phosbucraa, donde los trabajadores han sufrido un abandono por parte del gobierno español, investigando la excesiva explotación de los recursos naturales y minerales de la zona.

Asimismo, condeno la tortura y pido la liberación de los presos políticos, que viven en muy malas condiciones dentro de las cárceles marroquíes.

Actualmente estamos viviendo una GUERRA. Donde el único verdugo es la monarquía marroquí, apoyado por los gobiernos de la Unión Europea.

Hago un llamado a la ONU para que retiren el veto por parte de Francia a la MINURSO (Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum del Sahara Occidental) para que pueda vigilar, denunciar y castigar las violaciones de derechos humanos, asi como realizar el referendum para constituir un gobierno democratico en el Sahara Occidental.

Pido que se realice una investigación detallada de las fosas comunes a lo largo del Sahara Occidental, donde fueron enterradas vivas familias saharauis y aún sigue impune tal genocidio.

Hacemos un llamado a la sociedad civil internacional a detener este etnocidio.

Isabel Terraza Rebollo y Antonio Velázquez Díaz damos constancia que si algo nos llegara a suceder dentro de los territorios ocupados del Sahara Occidental, responsabilizamos a:

Nuestras respectivas embajadas de España y México,

A las autoridades policiales y militares de Marruecos,

A la sede de la MINURSO en la ciudad del Aaiún y

Al rey Mohamed VI de posibles represalias que podamos ser víctimas.

Muchas Gracias.

No hay comentarios: