sábado, 12 de marzo de 2011

COLOMBIA: COMUNICADO DE LA EX SENADORA PIEDAD CÓRDOBA RUÍZ


........Y ESTOS DESCASTAD@S SIGUEN INTENTANDO DESPRESTIGIAR A L@S REVOLUCIONARI@S, BOLIVARIAN@S Y DEFENSOR@S DE DD.HH CON LA AYUDA ACTIVA DE SUS CÓMPLICES, DESLEALES A SU PUEBLO Y SÓLO PARA INTENTAR TAPAR SUS IGNOMINIOSAS TRAICIONES, DESVIAR LA ATENCIÓN DE LO QUE REALMENTE ESTÁ SUCEDIENDO. ESTE MISMO PUEBLO LES HARÁ PAGAR EN UN MOMENTO DE LA HISTORIA, DE COLOMBIA Y DE LA HUMANIDAD, SU OPROBIO, AFRENTA, INFAMIA Y CANALLADA....Y ESTO SERÁ MÁS PRONTO QUE TARDE

¡¡TRANQUILA PIEDAD, QUE ESTO NO SE LO CREE NI QUIENES LO HAN LANZADO, Y MENOS QUIENES LES ESTÁN AYUDANDO EN ESTA PORQUERÍA!!

Con desconcierto me enteré del comunicado de prensa realizada, publicada y reenviada por la Procuraduría donde se afirmaba en primicia tendenciosa que yo pretendía recibir en una conciliación de 85 millones de pesos (traducido a euros, unos 30.000) a título de indemnización con el fin de no realizar acción judicial para mi reintegro al cargo de Senadora de la República. Acto seguido, rápidamente la noticia fue difundida, sin constatación, en los principales portales de noticias del país y el mundo, con el efecto consecuente del repudio nacional y violentos agravios en mi contra. El titular de la nota de prensa de la Procuraduría cumplió con su objetivo de desinformar, deshonrar y mancillar una vez más mi reputación e imagen ante la opinión pública nacional e internacional, considero entonces, una justa causa exponer ante la opinión pública lo que efectivamente se pidió, no sin antes aclarar que a diciembre 21 del año pasado tome la decisión de realizar un proceso de ruptura con la Procuraduría, manifesté desde ese momento no presentar recurso alguno en los procesos que se siguen hacia mí en ese organismo, ya que era una verdad sabida que no tenía, tengo, ni tendré ninguna garantía de respeto al derecho a la defensa y al debido proceso, mientras Alejandro Ordoñez Maldonado ostente el cargo de Procurador General de la Nación.

No obstante, nunca he descartado mi intención de asistir a otras instancias que garanticen neutralidad e imparcialidad en sus decisiones jurisdiccionales y es así que preparé diferentes acciones para recuperar mi derecho a ser congresista, el cual fue absurdamente arrebatado por una decisión inconstitucional, ilegal e ilegítima para quien el adjetivo de prevaricador es un justo título a su saga de arbitrariedades y aberraciones jurídicas.

En ese orden de ideas y con el único objetivo de que mi caso sea conocido por el Consejo de Estado, realice la solicitud de conciliación donde convoque a la Procuraduría, ya que el artículo 3 de la Ley 1285 de 2009 que es la Ley Estatutaria de la Administración de Justicia, el Decreto 1716 de 14 de mayo de 2009 (creado en el Gobierno de Uribe Vélez) en el artículo 2 y el Código Contencioso Administrativo que es la Ley 1437 de 2011 sancionada el 18 de Enero de esta anualidad en el artículo 161 establece la necesidad de adelantar esta diligencia como requisito de procedibilidad, so pena de rechazo de la demanda.

Sé muy bien que ese paso es como arar en tierra no fértil porque ante un fallo improcedente y politizado no existe la menor posibilidad de conciliación, lo hice porque debía agotar el conducto legal para preservar el debido proceso, y así continuar el trámite en el Consejo de Estado, de todo esto se armo un ruido innecesario y doloroso para mi honra, ya que en ningún escenario he mercantilizado, ni le he puesto valor a mi proceso, mi convicción siempre ha sido que es un derechomi reintegro al Congreso, para convalidar el mandato ciudadano de más de 70.000 colombianas y colombianos que depositaron su confianza hacia mí, en las urnas.

El tratamiento dado a mi legítima petición por parte del Procurador comprueba una vez más la planeada y sistemática persecución en mi contra queservirá para explicarle a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos este 26 de marzo en Washington, la cadena sistemática de infamias, calumnias y montajes realizados por diferentes funcionarios del Estado en mi contra y así desenmascarar la falacia diseñada por un mendaz prevaricador.

Fui inhabilitada y destituida ilegítima e ilegalmente por defender una Causa Justa, la paz en Colombia.

Piedad Córdoba Ruíz

4 comentarios:

Tavo dijo...

Admiro a las personas que luchan por sus principios y lo hacen sin mediar recompensas, ni economicas ni de poder. Mis respetos a la senadora Piedad Cordoba, que siga en su lucha con la verdad por delante.

mariaje15 dijo...

De acuerdo totalmente con la Ex Senadora Piedad Cordoba en hacer valer sus Derechos y en seguir luchando por la Paz de Colombia frente a las Estrategias de distracción, desinformación y difamación llevadas a cabo por las autoridades Colombianas y los medios de comunicación oficial en su contra. Desde aquí mi apoyo solidario a Piedad Córdoba y al Pueblo Colombiano.
Saludos Chavela

P.D. Disculpa si tardo mas de lo habitual en comentarte, me he salido recientemente Trabajo y hasta que me adapte totalmente a él, pues ando muy pillada de tiempo y estressada en cierto modo, en cuanto pueda entraré a comentarte

Chavela dijo...

Hola "Tavo", comparto contigo lo que dices. Si las personas fuéramos coherentes, sólo eso, otro gallo nos cantaría al género humano y a la clase trabajadora en particular. Personas como Piedad Córdoba no quedan muchas, aunque algunas hay, el problema es que quieren quitarlas de en medio pero no de cualquier forma, sino defenestrándolas antes, ya que con su sola presencia están poniendo en evidencia a la clase política colombiana, incluso a quienes menos nos imaginamos. Gracias por tu opinión

Chavela dijo...

Hola Mariaje, me alegra enormemente que hayas encontrado un trabajo, espero y deseo que te sientas realizada en él, sobre todo por los tiempos que corren. Tranquila mujer, tú no te estreses por comentar en este blog, que se trata más de una satisfacción que de una obligación el leerlo (para mí sí es un compromiso hacerlo y mantenerlo)y sí la Senadora Piedad Córdoba intenta hacer valer sus derechos, que en definitiva son los derechos de su pueblo. Ante ignominias de este calibre tenemos que salir a la palestra todas las personas de bien respondiendo y haciéndole llegar muestras de solidaridad. Cuando se padece una situación de acoso y derribo es muy, muy importante saber que no se está sola.