miércoles, 16 de marzo de 2011

CONFERENCIA DE ARCADI OLIVER SOBRE EL ORIGEN DE LAS MIGRACIONES MODERNAS

Isabel Galeote Marhuenda

"Que tire la primera piedra quien nunca haya tenido manchas de emigración en su árbol genealógico... Así como en la fábula del lobo malo que acusaba al inocente cordero de enturbiar el agua del arroyo de donde ambos bebían, si tú no emigraste, emigró tu padre y si tu padre no necesitó mudar de sitio fue porque tu abuelo, antes, no tuvo otro remedio que ir, cargando la vida sobre la espalda, en busca de la comida que su propia tierra le negaba... Los que consiguieron soportar las violencias de siempre y las nuevas privaciones, los supervivientes, desorientados en medio de sociedades que los despreciaban y humillaban, perdidos en idiomas que no podían entender, fueron poco a poco construyendo, con renuncias y sacrificios casi heroicos, moneda a moneda, céntimo a céntimo, el futuro de sus descendientes".

José Saramago, Prólogo del Libro "Moros en la Costa" de Juan José Téllez, 2001.

Después de escuchar a Arcadi Oliveres en esta Conferencia es difícil que podamos agregar muchas más cosas, ni mejor explicadas. Creo que sólo podemos asentir una y otra vez sobre lo que ha dicho. De todas formas se me agolpan un montón de ideas que podrían acotar lo que se ha expuesto en esta ponencia.

Por un lado, es evidente el progresivo y ascendente interés por los procesos migratorios en distintos ámbitos, sobre todo los de las ciencias sociales, la historia y la política, y que este interés está estrechamente relacionado con expectativas de cambio y transformación social, a veces sólo con expectativas, tomando como acepción de este vocablo, no a la esperanza de realizar o conseguir algo sino a la “posibilidad razonable de que algo suceda”.

Por otro lado, cuando se habla de procesos migratorios, siempre se hacen distinciones entre las migraciones del presente y las migraciones del pasado. Creo que esto ya supone una postura, un posicionamiento, casi siempre no explicitado, sobre lo que se considera qué es el presente en oposición al pasado y al futuro. Siempre se hacen comparaciones para argumentar lo bueno y bien hecho de unos procesos (pasados) y la malo y mal planteado de otros (actuales). Si nos fijamos bien, cuando comenzamos a preguntarnos y a problematizar sobre todo lo relacionado con las migraciones modernas o contemporáneas, es a partir del concepto que se tiene del “estado-nación” desde la descolonización y la creación de entidades supranacionales (como por ejemplo la Unión Europea), porque precisamente son las migraciones transnacionales, en oposición a las migraciones internas, las que constituyen un tema o “fenómeno” social de actualidad. No olvidemos que a los procesos migratorios se les llama “fenómeno de la inmigración”.

Pero si hay algo que he echado en falta en esta explicación de los motivos, protagonistas e implicados en todo lo que tiene que ver con los procesos migratorios y la percepción social de estos, es el elemento “medios de información de masas”. Ha resultado muy pedagógica la explicación de la relación entre venta de armas, venta de droga y configuración y reparto de poderes y medios de producción en este mundo globalizado, pero habría que ponerle también nombre y apellidos a los medios de información, que en definitiva están al servicio de esos poderes, puesto que son de su propiedad. Si jugáramos al Monopoly, las piezas a comprar y vender se llamarían: armas, droga, petróleo, alimentos, agua, pero el marketing para justificar lo injustificable, se llamaría “medios de información”, formando todo ello parte del mismo holding.

Teniendo en cuenta que el miedo es un virus paralizante, y más aún si es colectivo, estos poderes que tienen nombre y apellidos, se encargan día tras día de infundir miedo a través de sus medios de información de masas para que a las personas, al pueblo, nos aterre cambiar, enfrentar cosas nuevas, modificar hábitos, intentar cosas diferentes, tan diferentes como sistemas políticos y socioeconómicos opuestos a lo que tenemos ahora. No en vano estos medios afectan total y absolutamente en la construcción y difusión de estereotipos y prejuicios, en la promoción de comportamientos violentos y en generar actitudes y sentimientos de temor ante otros grupos y otros colectivos que cometen pecados inexistentes e inconfesables contra nuestro grupo de iguales (no hablo de culturas, sino de clases). Como los medios de información de masas no son medios de comunicación y encima generan opinión y sientan cátedra, no se puede ya poner en duda a estas alturas la influencia que tienen sobre la percepción social de riesgos, amenazas y miedos que nos generan los procesos migratorios. Nos hacen estar a la defensiva, y centrar nuestra atención, desviándola así de lo que realmente es importante y de lo que, por ejemplo, es realmente responsable de nuestras carencias y de las injusticias sociales en definitiva. Es muy grave que las noticias construyan una imagen problemática de las migraciones, porque por ello, se asocia a las personas migradas con amenazas sociales, económicas, culturales, con la desviación, la violencia, la ilegalidad, el terrorismo, el desempleo, la pérdida de derechos laborales, etc.

"ESTAMOS EN MANOS DE DELINCUENTES"
"Los países del Sur no sólo están sometidos a explotación económicas sino a guerras. ¿De qué es consecuencia la guerra?, sencillamente de las armas. Si no hubiera armas no habría guerras. Las armas se fabrican, se venden y dan a ganar dinero en el Norte, se sufren y se pagan en el Sur. Y démonos cuenta de algo, el tráfico de armas es complétamente inverso al tráfico de drogas. Las drogas se producen en el Sur y se consumen en el Norte y las armas se producen en el Norte y se consumen en el Sur, con lo cual podemos llegar a sospechar, aunque no siempre podemos llegar a demostrar, que hay armas que se pagan con drogas y drogas que se pagan con armas. No siempre lo podemos acreditar, pero hay casos en los que sí podemos hacerlo. Hace unos dieciséis años, los productores de coca en Colombia, fueron informados que podrían mandar sus avionetas, más o menos libremente, a EE.UU, que la policía norteamericana miraría a otro lado y no impediría la llegada de avionetas para que vaciaran la coca allí, pero que el Gobierno norteamericano les pedía algo a cambio, que cuando hubieran vaciado las avionetas no las regresaran de vacío, que esperaran, que ellos mismos se las cargarían de armas y estas armas deberían dejarlas en el viaje de regreso a Colombia, a medio camino, en Nicaragüa, para alimentar aquello que se llamaba en aquel momento la "Contra nicaragüense". Pero hay uno que fue el cerebro de la operación, casi nadie sabía nada ¿Cómo se llamaba este señor?. Se llamaba Bob Gates, y hoy día es el Ministro de Defensa del Sr. Barak Obama. Esta es la situación de cómo funciona este mundo.



No hay comentarios: