sábado, 27 de septiembre de 2014

ES MOMENTO DE RETRATARSE PARA APARECER EN LA FOTO COMO CÓMPLICE... O NO. EL TIEMPO Y LA HISTORIA SEÑALARÁN PARA BIEN O PARA MAL


Mahdjouba Muhammad Hamdidad, otra mujer joven saharaui SECUESTRADA y RETENIDA CONTRA SU VOLUNTAD por su familia biológica. En este caso se trata de una mujer mayor de edad, 23 años y con nacionalidad española. No es la única que sufre presiones y amenazas de los miembros de su propia familia. ¿Seguro que esto forma parte de la "tradición y cultura secular" que se ha de respetar? Si alguna vez logramos leer el Código Penal de la República Árabe Saharaui Democrática, cosa que no hemos conseguido hasta ahora, podremos saber, por fin, si este tipo de DELITOS están penados por la legislación de ese país. Quizás pudiéramos conocer si realmente las mujeres alcanzan alguna vez allí la mayoría de edad. La cooperación internacional y la solidaridad no se ha de condicionar a la organización interna y la gestión de un país, pero sí al respeto de los derechos humanos. Me gustaría saber si la UNMS (Unión Nacional de Mujeres Saharauis) o las defensoras de Derechos Humanos, tienen algún tipo de protocolo de actuación ante estos casos, de no ser así, de limitarse a mirar impasibles cómo se suceden uno tras otro, una tras otra vez, habremos de entender que los discursos que lanzan en los encuentros internacionales de mujeres y ante organizaciones y organismos internacionales, y más cuando últimamente han pasado a autodefinirse como "feministas", son más poses aprendidos que otra cosa, lo que solemos llamar "discursos aprendidos para la galería", para tener contentos a los movimientos de izquierda del Estado español, del resto de la Unión Europea, de Latinoamérica y Caribe y otros lugares; para regalarnos el oído con lo que queremos escuchar. Espero y deseo de todo corazón que esta mujer se libere de ese calvario y regrese pronto a sus actividades académicas y profesionales, como también espero y deseo que a la familia de acogida valenciana no le suceda como a todas las que pasan por un vía crucis similar y no es otra cosa que la de verse acusada y señalada como "pro marroquí y traidora”. También espero y deseo que no la acusen ahora de posibles pecados tan inconfesables como inexistentes que hayan cometido contra Mahadjouba, así como de querer "arrebatarle" la hija a nadie, acusaciones que no llegan sólo por parte de la comunidad saharaui (incluido el Frente POLISARIO), sino por una parte mayoritaria y vergonzante del mal llamado "Movimiento de Solidaridad con la Causa Saharaui", que es la más agresiva en insultos y crucifixiones públicas tanto a las familias de acogida como a quienes nos atrevemos a denunciar estas situaciones. Este caso es de manual, se repiten esquemas, procedimientos, acusaciones y discursos en todos por igual. Es incomprensible que cuando interesa, para criar y sacar adelante con todo lo que conlleva de responsabilidad, incluida la económica, sí sean estupendas y necesarias las familias españolas, pero cuando los/as acogidos/as se alcanza cierta edad, de repente pasen a representar al mismo demonio y sin explicaciones de ningún tipo, ni por el respeto (que no agradecimiento) a quien ha criado, se rompa la relación de muy malas formas. Esto es un problema de una sociedad tremendamente patriarcal y machista que no reconoce sus taras, no las quiere reconocer y mucho menos solucionar, de lo contrario las nombraría, como mínimo. Suscribo las palabras de la compañera Amaia Carracedo Arana cuando dice: "Estoy algo sorprendida al comprobar de que a casi nadie parece importarle el hecho de que a Mahyuba Muhammad , mujer saharaui de 23 años su familia biológica le retenga contra su voluntad y le impida reanudar su vida en España .Sobre todo me sorprende el silencio de algunas personas. En ocasiones he subido fotos o comentarios mucho más intranscendentes que sin embargo han tenido mayor eco. Tal vez sea porque piensen que el hecho de denunciar o mostrar públicamente su rechazo hacia ciertas acciones puede provocar un perjuicio a LA CAUSA que apoyamos. Creo que nada más lejos de la realidad. Cualquier violación de los derechos humanos, cualquier violación de los derechos de una mujer, es denunciable... aunque quien lo cometa sea saharaui. Ningún pueblo será libre si sus mujeres no lo son. Mahdjouba tiene 23 años y todo el derecho a decidir. Se ha licenciado en filología árabe e iba a comenzar su máster .Le llamaron diciéndole que su abuela estaba muy enferma y acudió a la llamada, tenía que haber regresado en agosto. Le quitaron su pasaporte (tiene nacionalidad española) y se la llevaron a la fuerza a Argelia donde la retienen en un piso. Si fuese hombre sería inconcebible la situación que está viviendo."
Ahora esperaremos la "reacción reaccionaria y machista" de este movimiento tan progresista así como la de muchas "feministas de salón" para sí mismas y sus hijas, pero no para las demás mujeres, mucho menos si "pertenecen" a otra cultura. ¿Qué dirán ahora al respecto? ¿También es mentira este caso? ¿Nos pondrán a la familia de acogida y a quienes hemos hablado a los pies de los caballos para que nos pisen? ¿Escucharemos algún pronunciamiento de gente muy escrupulosa con cuestiones nacionales y estatales nuestras, o la vara de medir es tan diferente que precisan imponer la ley del embudo justificando lo humanamente injustificable?
Esperemos acontecimientos, pero algo se debería hacer ya de una vez.

No hay comentarios: