miércoles, 24 de octubre de 2012

EN OSLO: A MÍ QUE ME EXPLIQUEN

Mire...Lea
Por Gloria Gaitán, colombiana desconcertada



Sus “buenas maneras” encubren torticeras acciones soterradas. Juegan al “bridge”, donde prima el refinamiento y la aparente galantería, a diferencia del “poker”, que es el juego preferido de los casinos y las mafias. Santos juega al bridge, mientras que Uribe Vélez se apunta al poker. Todo eso me recuerda dos frases de mi padre. La primera, refiriéndose a las críticas que le hacía la oligarquía por su lenguaje radical y directo: “…esos gritos demagógicos que perturban la pesada digestión de los llamados estadistas”. Y la segunda, refiriéndose a la hipocresía de la oligarquía:“Malaventurados los que en el gobierno ocultan tras la bondad de las palabras la impiedad para los hombres de su pueblo, porque ellos serán señalados con el dedo de la ignominia en las páginas de la historia”. Amén, digo yo.

MALO PORLO PORQUE BOGAS Y MALQUE NO BOGAS
Se había vuelto un lugar común afirmar que ya la guerrilla no tenía ideología, que lo único que le importaba era el narcotráfico. Y ahora, cuando Iván Márquez hace una intervención integralmente ideológica, sin claudicar en los objetivos de lucha de las FARC-EP, se quejan porque fue dizque agresivo. ¿Qué esperaban? ¿Que en el inicio de los diálogos los voceros de las FARC-EP hicieran una presentación “cachaca”(1) sin exponer sus ideales? ¿Acaso, por sentarse a la mesa iban a cambiar su posición frente a la oligarquía y al sistema capitalista? ¡Por supuesto que no! Otra cosa es que en las conversaciones lleguen a acuerdos que signifiquen algo importante, que amerite la desmovilización.
¿Que el tema de la economía no estaba en discusión? Entonces ¿para qué discutir si la nuez del inicio de la lucha armada fue el enfrentamiento sangriento que protagonizó la oligarquía contra el gaitanismo, por el modelo económico capitalista que mi padre combatía? A mi progenitor, Jorge Eliécer Gaitán y a sus seguidores, de quienes son descendientes genéticos los guerrilleros, los persiguieron y asesinaron porque, entre otras cosas, mi padre presentó al Congreso de la República, en 1947, el Plan Gaitán para democratizar la economía. Esa propuesta, nugatoria de la “Ley del mercado” – sistema clave de la economía capitalista -, fue factor fundamental para que la oligarquía deseara su muerte, dando su magnicidio la estocada final al pueblo, que se vio obligado a esconderse en el monte para protegerse de la persecución que lo asediaba y que se incrementó, hasta límites inimaginables, después del magnicidio del líder popular.
Esa “huida al monte” desembocó muy rápidamente – como era natural – en la conformación de las guerrillas que, evolucionando con el tiempo y según las circunstancias, se constituyeron en las FARC-EP de hoy y en el ELN. Entonces, si no van a discutir el modelo económico ¿cómo pretenden llegar a un acuerdo para lograr la paz?
(1) “Cachaco” es un colombianismo que se refiere a la cultura de la clase alta bogotana: muy educados todos, en apariencia, pero muy hipócritas.

No hay comentarios: